Mecánica sin salir de casa


  • Reparamos el
    carro en tu casa

  • Llevamos tu
    carro al taller

sin costo adicional y cubierto
por nuestra póliza de seguros

Nuestros sentidos son buenos aliados a la hora de detectar algún fallo en el carro. El tacto y la vista obviamente son los que más nos ayudan, gracias al oído identificamos diferentes ruidos que no son normales, y con la nariz podemos descubrir y localizar olores que nos indican una avería.

 

Cuando notamos algún olor extraño, normalmente vendrá de un componente que contiene o funciona a base de fluidos y en ocasiones el olfato es el primero en decirnos que algo no va bien, como en el caso de una pérdida de gasolina.

 

Lea también consejos para ahorrar gasolina 

 

Hay algunos olores que son característicos de un problema y los que saben de mecánica ya los tienen identificados, los presentamos a continuación para que sepamos cuáles son y podamos realizar nuestro propio diagnóstico.

 

Caucho quemado. Cuando este olor proviene del interior del capó, es probable que la correa de accesorios o alguna manguera esté a punto de zafarse o roce con las poleas. En este caso lo mejor será detener el carro y llamar a una grúa, porque puede verse afectado el funcionamiento del alternador, de la bomba de agua o incluso del motor.

 

 Lea también averías que puede sufrir el alternador y signos de que tu vehículo necesita una reparación de motor

 

Como precaución, no debe intentar tocar nada mientras el motor esté caliente.

 

Aceite caliente. Si sentimos un olor a aceite caliente o quemado, podría significar que tenemos una fuga y un poco de aceite ha caído en el escape o en el catalizador, probablemente el empaque de la tapa de las válvulas está en mal estado. Para verificarlo, podemos mirar en el pavimento y buscar manchas de aceite o mirar si sale humo del área del motor.

 

Como precaución es importante apagar el motor antes de verificar si hay una fuga.

 

Gasolina. Cuando sentimos este olor dentro del habitáculo de vehículo, es probable que tengamos una fuga, que puede ser en los inyectores, o una filtración en el tanque, una manguera perforada o incluso puede ser que la tapa esté mal cerrada o rota. Podemos verificarlo buscando gotas de combustible o manchas en el tanque, o mirando si hay humedad en el riel de inyectores.

 

Como precaución, se debe prestar atención inmediata porque cualquier olor a combustible trae aparejado un riesgo de incendio.

 

Sirope o jarabe. El olor dulzón aunque un poco quemado como a un jarabe denso, es síntoma de una fuga del sistema de refrigeración y para estar completamente seguros debemos fijarnos si la aguja de la temperatura está por encima de la mitad. En este caso lo mejor es llevar el carro inmediatamente al taller.

 

Como precaución, no debemos abrir la tapa del radiador cuando esté caliente.

 

Alfombra quemada. Cuando se sobrecalienta el revestimiento del embrague o de los frenos, sentiremos un olor parecido al de una alfombra o una tela sintética quemada. Aunque puede ser normal después de un uso intenso de los frenos, cuando se produce en condiciones normales de conducción es signo de un problema más grave que necesita atención inmediata.

 

Como precaución, debemos detener el vehículo porque cualquier problema con los frenos es un peligro para nuestra seguridad.

 

Huevos podridos. Cuando sentimos un olor a huevos podridos, seguramente será porque el convertidor catalítico no está transformando adecuadamente el sulfuro de hidrógeno en dióxido de azufre. Probablemente veremos encendida la luz de “check engine” y nuestro carro necesita urgentemente un cambio de catalizador.

 

Como precaución, debemos detener el vehículo porque el catalizador puede sobrecargarse.

 

Como podemos ver, los olores extraños que emanan de nuestro carro siempre son síntomas de un problema grave. Así que para evitar un daño completo del motor o un accidente de tránsito, debemos detener el vehículo o llevarlo al taller inmediatamente.

 

Por: Adriana Gutiérrez

Nuestros sentidos son buenos aliados a la hora de detectar algún fallo en el carro. El tacto y la vista obviamente son los que más nos ayudan, gracias al oído identificamos diferentes ruidos que no son normales, y con la nariz podemos descubrir y localizar olores que nos indican una avería.

 

Cuando notamos algún olor extraño, normalmente vendrá de un componente que contiene o funciona a base de fluidos y en ocasiones el olfato es el primero en decirnos que algo no va bien, como en el caso de una pérdida de gasolina.

 

Lea también consejos para ahorrar gasolina 

 

Hay algunos olores que son característicos de un problema y los que saben de mecánica ya los tienen identificados, los presentamos a continuación para que sepamos cuáles son y podamos realizar nuestro propio diagnóstico.

 

Caucho quemado. Cuando este olor proviene del interior del capó, es probable que la correa de accesorios o alguna manguera esté a punto de zafarse o roce con las poleas. En este caso lo mejor será detener el carro y llamar a una grúa, porque puede verse afectado el funcionamiento del alternador, de la bomba de agua o incluso del motor.

 

 Lea también averías que puede sufrir el alternador y signos de que tu vehículo necesita una reparación de motor

 

Como precaución, no debe intentar tocar nada mientras el motor esté caliente.

 

Aceite caliente. Si sentimos un olor a aceite caliente o quemado, podría significar que tenemos una fuga y un poco de aceite ha caído en el escape o en el catalizador, probablemente el empaque de la tapa de las válvulas está en mal estado. Para verificarlo, podemos mirar en el pavimento y buscar manchas de aceite o mirar si sale humo del área del motor.

 

Como precaución es importante apagar el motor antes de verificar si hay una fuga.

 

Gasolina. Cuando sentimos este olor dentro del habitáculo de vehículo, es probable que tengamos una fuga, que puede ser en los inyectores, o una filtración en el tanque, una manguera perforada o incluso puede ser que la tapa esté mal cerrada o rota. Podemos verificarlo buscando gotas de combustible o manchas en el tanque, o mirando si hay humedad en el riel de inyectores.

 

Como precaución, se debe prestar atención inmediata porque cualquier olor a combustible trae aparejado un riesgo de incendio.

 

Sirope o jarabe. El olor dulzón aunque un poco quemado como a un jarabe denso, es síntoma de una fuga del sistema de refrigeración y para estar completamente seguros debemos fijarnos si la aguja de la temperatura está por encima de la mitad. En este caso lo mejor es llevar el carro inmediatamente al taller.

 

Como precaución, no debemos abrir la tapa del radiador cuando esté caliente.

 

Alfombra quemada. Cuando se sobrecalienta el revestimiento del embrague o de los frenos, sentiremos un olor parecido al de una alfombra o una tela sintética quemada. Aunque puede ser normal después de un uso intenso de los frenos, cuando se produce en condiciones normales de conducción es signo de un problema más grave que necesita atención inmediata.

 

Como precaución, debemos detener el vehículo porque cualquier problema con los frenos es un peligro para nuestra seguridad.

 

Huevos podridos. Cuando sentimos un olor a huevos podridos, seguramente será porque el convertidor catalítico no está transformando adecuadamente el sulfuro de hidrógeno en dióxido de azufre. Probablemente veremos encendida la luz de “check engine” y nuestro carro necesita urgentemente un cambio de catalizador.

 

Como precaución, debemos detener el vehículo porque el catalizador puede sobrecargarse.

 

Como podemos ver, los olores extraños que emanan de nuestro carro siempre son síntomas de un problema grave. Así que para evitar un daño completo del motor o un accidente de tránsito, debemos detener el vehículo o llevarlo al taller inmediatamente.

 

Por: Adriana Gutiérrez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COTIZA y RESERVA

al instante

  • Precios inmediatos
  • Carro desinfectado
  • Agenda domicilio

COTIZA y RESERVA

al instante

  • Precios inmediatos
  • Carro desinfectado
  • Agenda domicilio

Marcas que antendemos

Los números hablan por nosotros

12

MARCAS
ATENDIDAS

+20.000

CARROS ATENDIDOS

+40.000

TRABAJOS REALIZADOS