Mecánica sin salir de casa


  • Reparamos el
    carro en tu casa

  • Llevamos tu
    carro al taller

sin costo adicional y cubierto
por nuestra póliza de seguros

Los carros eléctricos tienen más ventajas que problemas y se vislumbran como una de las soluciones para una movilidad sostenible y amigable con el medio ambiente.

Pero en su camino hay baches que se deben superar y que la industria deberá resolver en los próximo años para que su uso masivo impacte de forma positiva el aire que respiramos.

Los eléctricos no emiten gases, pero ¿no contaminan?

Esta pregunta se refiere a la huella de carbono que da como resultado todo el proceso de fabricación, principalmente sus baterías, de un carro eléctrico. Y allí está uno de sus asuntos problemáticos.

En un reciente informe de la Agencia Europea del Medioambiente se determinó que este proceso deja una huella de carbono, entiéndase como contaminación, mayor a la de un carro convencional.

El costo y la vida útil de las baterías

Este es el otro obstáculo que tienen los carros eléctricos. La mayoría de fabricantes de carros no hace sus baterías. Estas las hacen proveedores tecnológicos que tampoco controlan el ciclo completo, pues las materias primas como el cobalto, el litio, el coltán y otros materiales tienen un elevado precio en el mercado. Por ejemplo, la tonelada de cobalto en la actualidad tiene un valor superior a los 100 mil dólares.

De esta forma, esta cadena de producción es un lastre muy pesado para el precio final del carro eléctrico, hecho que ha afectado la demanda mundial de este tipo de vehículos, que representa una ínfima parte, poco más del 2 por ciento de todos los carros que año por año se venden en el planeta. 

Le puede interesar: EL PRIMER CARRO ELÉCTRICO COLOMBIANO

Por último, la ubicación de donde reside un carro eléctrico afecta la longevidad de la batería. Los vehículos eléctricos conducidos en climas cálidos se degradan mucho más rápido que aquellos en climas más fríos.

Curiosamente, los datos mostraron que las baterías de aquellos vehículos eléctricos que se usan con frecuencia no experimentan más degradación que los que no se conducen o cargan con tanta frecuencia.

¿Y la energía con la que se alimentan los vehículos eléctricos?

La energía eléctrica para alimentar las baterías de los carros eléctricos procede de dos tipos de fuentes, renovables o no renovables. Estas últimas las conocemos casi hasta su última consecuencia pues son el petróleo, el carbón y el gas natural cuyo origen es de combustibles fósiles y están las de combustibles nucleares que a nuestro caso no cuentan por ahora.

Y están las renovables. Estas provienen de las caídas y corrientes de agua en los embalses como energía hidráulica, de los vientos como energía eólica y de la energía solar.

Más información en https://www.motor.com.co/

Los carros eléctricos tienen más ventajas que problemas y se vislumbran como una de las soluciones para una movilidad sostenible y amigable con el medio ambiente.

Pero en su camino hay baches que se deben superar y que la industria deberá resolver en los próximo años para que su uso masivo impacte de forma positiva el aire que respiramos.

Los eléctricos no emiten gases, pero ¿no contaminan?

Esta pregunta se refiere a la huella de carbono que da como resultado todo el proceso de fabricación, principalmente sus baterías, de un carro eléctrico. Y allí está uno de sus asuntos problemáticos.

En un reciente informe de la Agencia Europea del Medioambiente se determinó que este proceso deja una huella de carbono, entiéndase como contaminación, mayor a la de un carro convencional.

El costo y la vida útil de las baterías

Este es el otro obstáculo que tienen los carros eléctricos. La mayoría de fabricantes de carros no hace sus baterías. Estas las hacen proveedores tecnológicos que tampoco controlan el ciclo completo, pues las materias primas como el cobalto, el litio, el coltán y otros materiales tienen un elevado precio en el mercado. Por ejemplo, la tonelada de cobalto en la actualidad tiene un valor superior a los 100 mil dólares.

De esta forma, esta cadena de producción es un lastre muy pesado para el precio final del carro eléctrico, hecho que ha afectado la demanda mundial de este tipo de vehículos, que representa una ínfima parte, poco más del 2 por ciento de todos los carros que año por año se venden en el planeta. 

Le puede interesar: EL PRIMER CARRO ELÉCTRICO COLOMBIANO

Por último, la ubicación de donde reside un carro eléctrico afecta la longevidad de la batería. Los vehículos eléctricos conducidos en climas cálidos se degradan mucho más rápido que aquellos en climas más fríos.

Curiosamente, los datos mostraron que las baterías de aquellos vehículos eléctricos que se usan con frecuencia no experimentan más degradación que los que no se conducen o cargan con tanta frecuencia.

¿Y la energía con la que se alimentan los vehículos eléctricos?

La energía eléctrica para alimentar las baterías de los carros eléctricos procede de dos tipos de fuentes, renovables o no renovables. Estas últimas las conocemos casi hasta su última consecuencia pues son el petróleo, el carbón y el gas natural cuyo origen es de combustibles fósiles y están las de combustibles nucleares que a nuestro caso no cuentan por ahora.

Y están las renovables. Estas provienen de las caídas y corrientes de agua en los embalses como energía hidráulica, de los vientos como energía eólica y de la energía solar.

Más información en https://www.motor.com.co/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COTIZA y RESERVA

al instante

  • Precios inmediatos
  • Carro desinfectado
  • Agenda domicilio

COTIZA y RESERVA

al instante

  • Precios inmediatos
  • Carro desinfectado
  • Agenda domicilio

Marcas que antendemos

Los números hablan por nosotros

12

MARCAS
ATENDIDAS

+20.000

CARROS ATENDIDOS

+40.000

TRABAJOS REALIZADOS