¿Se puede instalar un turbo cuando no es equipación original?

21 enero, 2019

0

COMPARTIR

El turbo es un sistema de sobrealimentación que busca aumentar la potencia de un vehículo comprimiendo el aire que va hacia el motor, de esta forma llega más oxígeno para mezclarse con más combustible y desarrollar más fuerza en la máquina.

Aprovechando la energía de los gases de escape al salir se aumenta la cantidad de aire que entra en los cilindros, de manera que se incrementa el rendimiento, se reducen las emisiones contaminantes y se ajusta el consumo de combustible.

¿Se puede instalar un turbo?

La mayoría de vehículos no traen el turbo de serie, pero muchos se preguntan si es posible instalarlo. La respuesta fácil es un si, incluso se encuentran en el mercado muchos kits para montarlos con muchas piezas y sus instrucciones.

Lo que esos kits no traen son las modificaciones que se deben hacer al motor antes de montarlos ni lo que se tiene que hacer después, tampoco cuentan que no todos los vehículos tienen el espacio necesario para poner las nuevas piezas.

Cambios que deben hacerse para instalar un turbo

Prácticamente ningún motor ha sido diseñado para soportar el aumento de potencia y par motor que supone poner un turbo cuando no viene de serie, así que lo primero que tenemos que hacer es cambiar o adaptar los colectores de admisión y escape.

Después debemos fijarnos en la relación de compresión del motor, que es el parámetro que ayuda a saber en qué proporción se comprime la mezcla de aire y combustible en el cilindro, porque seguramente habrá que modificarla.

Probablemente habrá que cambiar los pistones, las bielas e incluso el cigüeñal para que la relación de compresión se pueda adaptar, además tendremos que ver si la culata que lleva nuestro carro nos sirve, porque debe tener los árboles de levas apropiados para la nueva alimentación.

El sistema de combustible tendrá que ajustarse y se deberán cambiar piezas como los inyectores o la bomba de combustible, también necesitaremos un nuevo caudalímetro y cambiar el computador de abordo por uno que esté programado y ajustado a los nuevos volúmenes de aire y combustible que van a circular por el motor.

También habrá que cambiar la presión y la cartografía del sistema de encendido para adecuarlas a las necesidades crecientes del nuevo turbocompresor, el tiempo de ignición debe retardarse.

Al quemar más mezcla tendremos más par motor, así que debemos pensar que el embrague está pensado para funcionar con un determinado par, de lo contrario comenzará a patinar, además al conseguir más potencia seguramente las relaciones de la caja de cambios se quedarán cortas y necesitaremos una nueva con relaciones más largas.

Al instalar el turbo los gases del aire comprimido se calientan, por lo que necesitaremos instalar un intercooler para enfriarlos, lo que nos obliga a cambiar ciertos sensores y a poner la conducción desde el turbo hacia el motor.

Es importante cambiar el filtro y su caja, porque el que está instalado de serie no está pensado para recibir un flujo de aire mucho mayor. Y no nos podemos olvidar de poner un nuevo tubo de escape que pueda transportar todo ese nuevo flujo de aire.

Ya vemos que si es posible poner el turbo a un carro que no lo trae de serie, lo que tendremos que decidir es si vale la pena la inversión que debemos hacer, porque a todo lo anterior no debemos olvidar sumar los cambios del sistema de refrigeración, las llantas, los ejes, la transmisión y los frenos.

Por: Adriana Gutiérrez

El turbo es un sistema de sobrealimentación que busca aumentar la potencia de un vehículo comprimiendo el aire que va hacia el motor, de esta forma llega más oxígeno para mezclarse con más combustible y desarrollar más fuerza en la máquina.

Aprovechando la energía de los gases de escape al salir se aumenta la cantidad de aire que entra en los cilindros, de manera que se incrementa el rendimiento, se reducen las emisiones contaminantes y se ajusta el consumo de combustible.

¿Se puede instalar un turbo?

La mayoría de vehículos no traen el turbo de serie, pero muchos se preguntan si es posible instalarlo. La respuesta fácil es un si, incluso se encuentran en el mercado muchos kits para montarlos con muchas piezas y sus instrucciones.

Lo que esos kits no traen son las modificaciones que se deben hacer al motor antes de montarlos ni lo que se tiene que hacer después, tampoco cuentan que no todos los vehículos tienen el espacio necesario para poner las nuevas piezas.

Cambios que deben hacerse para instalar un turbo

Prácticamente ningún motor ha sido diseñado para soportar el aumento de potencia y par motor que supone poner un turbo cuando no viene de serie, así que lo primero que tenemos que hacer es cambiar o adaptar los colectores de admisión y escape.

Después debemos fijarnos en la relación de compresión del motor, que es el parámetro que ayuda a saber en qué proporción se comprime la mezcla de aire y combustible en el cilindro, porque seguramente habrá que modificarla.

Probablemente habrá que cambiar los pistones, las bielas e incluso el cigüeñal para que la relación de compresión se pueda adaptar, además tendremos que ver si la culata que lleva nuestro carro nos sirve, porque debe tener los árboles de levas apropiados para la nueva alimentación.

El sistema de combustible tendrá que ajustarse y se deberán cambiar piezas como los inyectores o la bomba de combustible, también necesitaremos un nuevo caudalímetro y cambiar el computador de abordo por uno que esté programado y ajustado a los nuevos volúmenes de aire y combustible que van a circular por el motor.

También habrá que cambiar la presión y la cartografía del sistema de encendido para adecuarlas a las necesidades crecientes del nuevo turbocompresor, el tiempo de ignición debe retardarse.

Al quemar más mezcla tendremos más par motor, así que debemos pensar que el embrague está pensado para funcionar con un determinado par, de lo contrario comenzará a patinar, además al conseguir más potencia seguramente las relaciones de la caja de cambios se quedarán cortas y necesitaremos una nueva con relaciones más largas.

Al instalar el turbo los gases del aire comprimido se calientan, por lo que necesitaremos instalar un intercooler para enfriarlos, lo que nos obliga a cambiar ciertos sensores y a poner la conducción desde el turbo hacia el motor.

Es importante cambiar el filtro y su caja, porque el que está instalado de serie no está pensado para recibir un flujo de aire mucho mayor. Y no nos podemos olvidar de poner un nuevo tubo de escape que pueda transportar todo ese nuevo flujo de aire.

Ya vemos que si es posible poner el turbo a un carro que no lo trae de serie, lo que tendremos que decidir es si vale la pena la inversión que debemos hacer, porque a todo lo anterior no debemos olvidar sumar los cambios del sistema de refrigeración, las llantas, los ejes, la transmisión y los frenos.

Por: Adriana Gutiérrez

PEDIR UNA COTIZACIÓN

Tengo un*
Debes seleccionar una marca
modelo*
Debes seleccionar un modelo
año*
Debes seleccionar un año
cilindraje*
Debes seleccionar un cilindraje
y quiero*
Debes seleccionar un servicio

PEDIR UNA COTIZACION

Uno de nuestros asesores se comunicará contigo para ofrecerte información y precio de nuestros servicios mecánicos.

Tengo un*
Debes seleccionar una marca
modelo*
Debes seleccionar un modelo
año*
Debes seleccionar un año
cilindraje*
Debes seleccionar un cilindraje
y quiero*
Debes seleccionar un servicio

¿Por qué venir a Autolab?

Servicios garantizados

Nuestra garantía cubre todas las partes instaladas y los trabajos realizados en Autolab.

AJUSTADO A TU PRESUPUESTO

Te damos opciones de repuestos y servicios para adaptarnos a tu presupuesto.

INFORMACIÓN PERMANENTE

Nuestros asesores y tecnología te mantendrán al tanto de tu carro y conservarán su historial.

TODOS LOS SERVICIOS

Desde cambio de aceite hasta la reparación de motor, incluyendo latonería y pintura.

SERVICIO DOMICILIO

Recogemos tu carro en el lugar que elijas, lo llevamos al taller y una vez finalizado el trabajo te lo entregamos a domicilio.

¿Por qué venir a Autolab?

Servicios garantizados

Nuestra garantía cubre todas las partes instaladas y los trabajos realizados en Autolab.

Ajustado a tu presupuesto

Te damos opciones de repuestos y servicios para adaptarnos a tu presupuesto.

Información permanente

Nuestros asesores y tecnología te mantendrán al tanto de tu carro y conservarán su historial.

Todos los servicios

Desde cambio de aceite hasta la reparación de motor, incluyendo latonería y pintura.

Servicio domicilio

Recogemos tu carro en el lugar que elijas, lo llevamos al taller y una vez finalizado el trabajo te lo entregamos a domicilio.

Los números hablan por nosotros

12

marcas atendidas

+20.000

carros atendidos

+40.000

trabajos realizados

Marcas que antendemos: