Más noticias interesantes

Foto de William Warby en Unsplash

¿Mis neumáticos están lisos? He aquí cómo saberlo

  • Autolab / Guías

La banda de rodadura de los neumáticos se desgasta naturalmente con el tiempo, lo cual es completamente normal. Pero, ¿qué ocurre cuando los neumáticos se desgastan demasiado y se vuelven lisos? ¿Y cuán lisos deben estar para considerarse peligrosos? La calvicie es el punto crítico en el cual es crucial reemplazar los neumáticos, tanto por tu seguridad como por la de los demás en la carretera. Aprende a reconocer los signos de neumáticos desgastados y qué puede suceder si conduces con neumáticos lisos.

¿Qué es un neumático liso?

Un neumático liso se asemeja a una persona calva que tiene poco o ningún pelo. La banda de rodadura de un neumático es como el pelo de un neumático: ayuda a que el vehículo se agarre al camino y a evacuar el agua. A medida que conduces, esta banda de rodadura se desgasta gradualmente. Si permites que tus neumáticos se desgasten demasiado, podrían volverse lisos, lo que reduce la capacidad de agarre y seguridad en la carretera.

Un neumático se considera calvo cuando al menos una de las ranuras de su banda de rodadura tiene una profundidad de menos de 1.6 milímetros. Esta medida es crucial porque la banda de rodadura es fundamental para el agarre del vehículo al pavimento y para evacuar el agua, mejorando así la seguridad en condiciones adversas. Según una encuesta realizada en 2014 por la Asociación de Fabricantes de Caucho, el 12% de los automovilistas estadounidenses reportaron que al menos uno de sus neumáticos estaba calvo, es decir, tenía una banda de rodadura por debajo de este límite de seguridad, lo cual es motivo de comparendo en Colombia.

¿Cómo se ve un neumático liso?

Detectar un neumático liso no requiere mucha experiencia. Algunos neumáticos nuevos incluyen barras indicadoras, también llamadas barras de desgaste paralelas. Estas barras están diseñadas para mostrar visualmente cuándo la banda de rodadura se ha desgastado. Si la banda de rodadura está nivelada con estas barras, es un indicio claro de que el neumático está liso y necesita ser reemplazado. Incluso sin estas barras, puedes verificar fácilmente el desgaste de la banda de rodadura inspeccionando visualmente el neumático.

Puedes verificar la profundidad de la banda de rodadura de un neumático utilizando un medidor específico para este propósito. Estos medidores están disponibles en tiendas de repuestos para automóviles y en línea. Son herramientas simples de usar que te permiten medir con precisión cuánto ha desgastado la banda de rodadura de tus neumáticos, ayudándote a determinar cuándo es el momento adecuado para reemplazarlos.

Para asegurar tu seguridad en las carreteras, es crucial reemplazar los neumáticos antes de que se desgasten demasiado, generalmente cuando el dibujo de la banda de rodadura alcanza aproximadamente 3.2 milímetros de profundidad. Este grosor es fundamental porque los neumáticos desgastados pueden comprometer gravemente tu capacidad de frenado y manejo, especialmente en condiciones de lluvia o superficies resbaladizas.

Cuando los neumáticos están demasiado gastados, pierden la capacidad de evacuar eficazmente el agua y adherirse al pavimento, aumentando el riesgo de aquaplaning y pérdida de control del vehículo. Imagina conducir en una carretera mojada con neumáticos lisos; el riesgo de accidentes se incrementa considerablemente.

Reemplazar los neumáticos a tiempo no solo mejora tu seguridad, sino que también prolonga la vida útil de otros componentes del vehículo, como los frenos y la suspensión. Recuerda que invertir en el mantenimiento preventivo de tus neumáticos es una medida inteligente para garantizar un viaje seguro y sin contratiempos.

¿Cómo se vuelven lisos los neumáticos?

Varios factores pueden contribuir a que los neumáticos se pongan lisos:

1. Neumáticos desinflados o demasiado inflados

Es crucial mantener la presión correcta en los neumáticos para garantizar un rendimiento óptimo y prolongar su vida útil. Un neumático desinflado, es decir, con menos aire del necesario, puede provocar un desgaste irregular de la banda de rodadura. Esto se debe a que un neumático bajo de presión hace que el vehículo trabaje más para moverse, aumentando la fricción y el calor, lo que puede acelerar el desgaste de la banda de rodadura. Además, los neumáticos desinflados también afectan la eficiencia del combustible, ya que requieren más energía para rodar.

2. Neumáticos desequilibrados y desalineados

Un neumático desequilibrado ocurre cuando hay una distribución desigual del peso alrededor de la rueda o la llanta. Esto puede suceder debido a pequeñas variaciones en la distribución de masa de la llanta o la acumulación de residuos como barro o hielo. Cuando un neumático está desequilibrado, provoca vibraciones que pueden sentirse en el volante o en el piso del vehículo, especialmente a altas velocidades.

Por otro lado, una llanta desalineada indica que la geometría de la suspensión del vehículo no está correctamente ajustada. Esto puede deberse a impactos con baches, golpes en los bordillos o simplemente al desgaste natural de los componentes de la suspensión con el tiempo. Una alineación incorrecta puede hacer que los neumáticos se desgasten de manera irregular y más rápida, comprometiendo la tracción y la estabilidad del vehículo.

Ambos problemas, si no se corrigen, pueden llevar a un desgaste prematuro de la banda de rodadura de los neumáticos. Este desgaste desigual a menudo se manifiesta como «calvicie» en la banda de rodadura, donde ciertas áreas se desgastan más rápido que otras, dejando el neumático vulnerable a fallos y reduciendo la eficiencia de frenado.

Para evitar estos problemas, es recomendable realizar regularmente un balanceo de neumáticos para asegurar que el peso esté distribuido uniformemente entre las llantas. Además, verificar y corregir la alineación de las ruedas según las especificaciones del fabricante ayuda a mantener una conducción segura y a prolongar la vida útil de los neumáticos. Estas medidas no solo mejoran la seguridad y el confort de conducción, sino que también optimizan la eficiencia del combustible y reducen el desgaste prematuro de los neumáticos.

3. Mantenimiento inadecuado de los neumáticos

El mantenimiento adecuado de los neumáticos es fundamental para asegurar su rendimiento óptimo y prolongar su vida útil. Descuidar el mantenimiento puede llevar a una serie de problemas que afectan la seguridad y la eficiencia del vehículo.

Por ejemplo, si no se verifica regularmente la presión de los neumáticos, es más probable que estén desinflados, lo cual puede aumentar el desgaste de la banda de rodadura y comprometer la tracción y la estabilidad del vehículo. Un neumático desinflado también puede aumentar el consumo de combustible debido a la resistencia adicional al rodar sobre la carretera.

Además, la falta de balanceo y alineación periódica de los neumáticos puede causar desequilibrios y desalineaciones, que a su vez provocan un desgaste irregular de la banda de rodadura. Este desgaste desigual se conoce como «neumáticos lisos», donde ciertas áreas de la banda de rodadura se desgastan más rápido que otras, reduciendo la vida útil del neumático y comprometiendo la seguridad.

Para evitar estos problemas, es recomendable seguir un programa regular de mantenimiento que incluya la verificación de la presión de los neumáticos, el balanceo periódico y la alineación de las ruedas según las especificaciones del fabricante. Esto no solo mejora la seguridad y la eficiencia del vehículo, sino que también ayuda a maximizar la durabilidad y el rendimiento general de los neumáticos.

Por qué es mala idea conducir con neumáticos desgastados

Conducir con neumáticos desgastados puede acarrear una serie de riesgos significativos que afectan tanto la seguridad como el rendimiento del vehículo.

  • Los neumáticos desgastados tienen una menor capacidad para evacuar el agua de la superficie de la carretera, lo que aumenta el riesgo de aquaplaning o deslizamiento sobre el agua. Esto es especialmente peligroso en condiciones de lluvia intensa o en carreteras nevadas o heladas, donde la tracción reducida puede llevar a la pérdida de control del vehículo.
  • Una banda de rodadura insuficiente compromete la capacidad de frenado del vehículo. Los neumáticos desgastados requieren una distancia de frenado más larga, lo que puede hacer que sea difícil detener el vehículo a tiempo en situaciones de emergencia.
  • La pérdida de agarre debido a neumáticos desgastados también dificulta mantener el control del vehículo en curvas o maniobras evasivas, aumentando el riesgo de accidentes.
  • Los neumáticos desgastados son más propensos a sufrir pinchazos o reventones, lo que puede resultar en una pérdida repentina de control del vehículo y potencialmente en accidentes más graves.
  • Es importante destacar que conducir con neumáticos desgastados puede resultar en comparendos al incumplir la norma establecida en el código nacional de tránsito.

Conducir con neumáticos sin banda de rodadura no solo afecta negativamente tu experiencia al volante, sino que también representa un peligro para la seguridad de todos en la carretera, incluyendo la tuya y la de otros conductores. Es crucial estar atento a las señales de advertencia de neumáticos desgastados, como una banda de rodadura reducida, que puede comprometer seriamente la tracción y el control del vehículo, especialmente en condiciones adversas como lluvia intensa o carreteras mojadas.

Cuando los neumáticos están demasiado desgastados, aumenta el riesgo de sufrir pinchazos, reventones y otros problemas mecánicos que pueden resultar en accidentes graves.

Para garantizar la seguridad y el buen rendimiento de tu vehículo, es fundamental realizar inspecciones regulares de los neumáticos y cumplir con las regulaciones locales sobre la profundidad mínima de la banda de rodadura. Cuando sea necesario, asegúrate de cambiar tus neumáticos por nuevos y de calidad en Autolab, donde recibirás el servicio adecuado de instalación y balanceo.









En Autolab también

tenemos soluciones en Mecánica Automotriz para flotas

Nuestra propuesta de valor es ayudarle a nuestros clientes a gestionar eficientemente el mantenimiento de sus vehículos.

Tipos de Unidades con las que trabajamos

tipo de flota Ligeros

Ligeros

  • Diesel
  • Gasolina
tipo de flota Semi pesados

Semi pesados

  • Diesel
  • Gasolina
tipo de flota Pesados

Pesados

  • Diesel
  • Gasolina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Mecánica automotriz sin salir de casa

Conoce nuestros servicio puerta a puerta, llevamos tú vehículo a nuestro taller especializado o el servicio a domicilio, donde reparamos tu vehículo en casa sin costo adicional.


Agendar cita

Artículos relacionados

  • Autolab

Lo que necesitas saber sobre cómo elegir llantas

03-07-2024
  • Autolab

Cómo mantener cargada la batería de tu carro en clima frío

03-07-2024
  • Autolab

Servicios del Toyota Camry

03-07-2024
  • Autolab

Cómo el clima afecta tu batería

03-07-2024
  • Autolab

Cómo elegir la mejor batería para tu carro

03-07-2024
  • Autolab

Cómo prevenir los daños causados ​​por el sol en tu carro

03-07-2024
  • Autolab

Ayuda a mejorar el rendimiento de tu camión

03-07-2024
  • Autolab

Pasos para comprobar el líquido de frenos

03-07-2024
  • Autolab

Cómo limpiar los faros nublados

03-07-2024
  • Autolab

Pasos para elegir llantas para su SUV

03-07-2024