Más noticias interesantes

Foto de William Warby en Unsplash

¿Qué sucede cuando pisas los frenos?

  • Autolab / Consultas

Todos hemos tenido que frenar bruscamente en algún momento u otro. Ya sea para evitar atropellar a un ciervo o para mantenernos alejados del tráfico, frenar bruscamente puede hacer que nuestro corazón se acelere.

¿Te has preguntado alguna vez qué efecto puede tener en tu sistema de frenos y en el resto de tu vehículo? Resulta que es tan perjudicial para tu automóvil como lo es para tus nervios. Aquí te explicamos por qué deberías evitar pisar los frenos bruscamente a menos que sea absolutamente necesario, optando en su lugar por frenar suavemente.

Causa un accidente

Frenar bruscamente puede hacer que pierda el control de su automóvil, especialmente en carreteras mojadas o nevadas, y terminar en un accidente.

Incluso si no choca con otro automóvil, frenar bruscamente puede lanzarlo a usted o a sus pasajeros hacia adelante. Este movimiento repentino podría hacer que la cabeza de todos se sacudiera, causando lesiones en el cuello o incluso en el cerebro. Eso es lo suficientemente aterrador como para hacer que cualquiera se lo piense dos veces antes de pisar el freno.

Reducir el consumo de gasolina

La conducción «agresiva», como frenar bruscamente y sobrepasar el límite de velocidad, puede reducir el consumo de gasolina en carretera hasta en un 30% y el consumo de gasolina en ciudad hasta en un 40%, según un estudio de 2017 realizado por el Departamento de Estado de EE. UU. Energía .

Active el ABS cuando no sea necesario

El sistema de frenos antibloqueo de tu automóvil, conocido como ABS, juega un papel crucial en tu seguridad al evitar que las ruedas se bloqueen durante frenadas bruscas. Esto impide que el vehículo patine, proporcionando un control óptimo en situaciones de emergencia.

Es importante entender que pisar los frenos de manera brusca puede activar el ABS innecesariamente. Esto no solo puede acortar la vida útil del sistema, sino también comprometer su rendimiento efectivo. Por ejemplo, el desgaste prematuro podría resultar en una menor capacidad de frenado en momentos críticos.

Si notas que la luz de advertencia del ABS se enciende o sientes que el pedal de freno no responde adecuadamente después de una frenada brusca, es probable que el sistema esté experimentando problemas debido a activaciones innecesarias. Esto debe ser revisado por un mecánico para garantizar un funcionamiento óptimo y seguro del ABS en tu automóvil.

Use un punto plano en sus neumáticos

Si conduces un modelo de automóvil antiguo que carece de ABS, es esencial estar al tanto de cómo una frenada brusca puede afectar tus neumáticos. Sin la capacidad de evitar el bloqueo de las ruedas, existe el riesgo de desarrollar puntos planos en los neumáticos tras una frenada intensa.

Los puntos planos ocurren cuando las ruedas se bloquean y el vehículo se desliza, haciendo que una sección de cada neumático permanezca en contacto directo con el pavimento mientras el automóvil avanza. Este contacto prolongado genera fricción adicional y calor, resultando en un desgaste irregular y una zona plana en la banda de rodadura. Es comparable a quemar una alfombra, pero en este caso, ocurre en tus neumáticos.

Si experimentas puntos planos, podrías notar un ruido sordo al conducir o percibir un olor a goma quemada, especialmente después de una frenada fuerte que podría haber «bloqueado» temporalmente tus neumáticos. Es crucial verificar tus neumáticos después de tales eventos para asegurarte de que no se hayan desarrollado puntos planos significativos que comprometan tu seguridad en la carretera.

Sobrecalentar las pastillas de freno

Las pastillas de freno son componentes críticos que, al entrar en contacto con los rotores, generan la fricción necesaria para reducir la velocidad y detener tu automóvil de manera segura. Sin embargo, realizar frenadas bruscas de 60 a 0 en segundos puede someter a tu sistema de frenos a un exceso de calor y tensión.

Cuando las pastillas de freno se sobrecalientan, varios problemas pueden surgir. Primero, las pastillas pueden desgastarse más rápidamente, lo que compromete su capacidad para frenar eficazmente. Además, los rotores también pueden deformarse bajo estas condiciones extremas, afectando aún más el rendimiento de frenado de tu vehículo.

Detectar si las pastillas de freno están gastadas es crucial para mantener la seguridad. Algunos signos comunes incluyen chirridos al frenar, un volante que tiembla al aplicar los frenos, o la iluminación de la luz de freno en el tablero. Si experimentas alguno de estos síntomas después de frenar, es recomendable que un mecánico revise tus frenos para asegurarse de que funcionen correctamente y puedas mantener la seguridad en la carretera.

Mangueras de freno dañadas

Cuando presionas el pedal del freno, el líquido de frenos fluye a través de las mangueras de freno, convirtiendo ese impulso en la energía necesaria para detener tu automóvil de manera efectiva.

Sin embargo, frenar bruscamente puede generar calor y presión significativos, lo cual puede causar daños como desgarros o grietas en las mangueras de freno. Este tipo de deterioro puede resultar en fugas de líquido de frenos, los cuales, si no se detectan a tiempo, pueden corroer las pastillas de freno y comprometer su funcionamiento. Además, la disminución del nivel de líquido de frenos puede llevar a una pérdida total de respuesta de los frenos, lo que representa un grave riesgo para tu seguridad en la carretera.

Es crucial estar atento a señales de alerta como la iluminación de la luz de freno en el tablero o la sensación de que el pedal del freno se hunde al presionarlo. Estos síntomas pueden indicar problemas con las mangueras de freno que necesitan ser abordados de inmediato por un profesional mecánico para mantener la integridad y el rendimiento óptimo de tus frenos.

Comprometer el eje de transmisión

El eje de transmisión es crucial para transferir el torque desde el motor hasta las ruedas, permitiendo que estas giren y propulsen el vehículo. Desde una perspectiva mecánica, el eje de transmisión se asemeja a una articulación como la cadera o el hombro, gracias a su capacidad esférica que le permite moverse y girar en diferentes direcciones.

Frenar bruscamente puede someter al eje de transmisión a tensiones severas, potencialmente causando que esta «articulación» se desalinee o se dañe. Esto puede resultar en una desconexión parcial o total entre la potencia del motor y las ruedas del vehículo.

Es importante estar atento a los signos de un eje de transmisión comprometido, que pueden incluir vibraciones inusuales al acelerar, ruidos de traqueteo o chirridos provenientes de la parte inferior del vehículo, o una resistencia anormal al girar en las esquinas. Si experimentas alguno de estos síntomas, es recomendable que un mecánico revise el eje de transmisión para asegurar su integridad y mantener el funcionamiento adecuado de tu vehículo.

Daña tu auto

Es cierto que en las carreteras, los accidentes pueden ocurrir debido a la imprudencia de los peatones y otros factores impredecibles. A veces, frenar bruscamente es inevitable para garantizar la seguridad y evitar colisiones.

Sin embargo, ahora que comprendes cómo frenar bruscamente puede dañar tu automóvil, es importante hacer todo lo posible para no hacer de esto un hábito. Una forma de anticipar mejor una frenada brusca es evitar conducir distraído y estar alerta en todo momento.

Es crucial estar preparado para situaciones potencialmente peligrosas en tu viaje, como áreas con peatones, congestiones de tráfico y zonas con visibilidad limitada. Anticipar estos peligros puede ayudarte a evitar sorpresas y, por ende, la necesidad de realizar una frenada brusca.

Si experimentas un rendimiento deficiente en tus frenos después de una frenada, es recomendable obtener una revisión rápida en tu Autolab más cercano. Recuerda, todo el poder del motor es inútil si no puedes detener tu vehículo de manera segura y efectiva.









En Autolab también

tenemos soluciones en Mecánica Automotriz para flotas

Nuestra propuesta de valor es ayudarle a nuestros clientes a gestionar eficientemente el mantenimiento de sus vehículos.

Tipos de Unidades con las que trabajamos

tipo de flota Ligeros

Ligeros

  • Diesel
  • Gasolina
tipo de flota Semi pesados

Semi pesados

  • Diesel
  • Gasolina
tipo de flota Pesados

Pesados

  • Diesel
  • Gasolina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Mecánica automotriz sin salir de casa

Conoce nuestros servicio puerta a puerta, llevamos tú vehículo a nuestro taller especializado o el servicio a domicilio, donde reparamos tu vehículo en casa sin costo adicional.


Agendar cita

Artículos relacionados

  • Autolab

Cómo evitar que la batería de tu automóvil se agote mientras conduces demasiado cerca

03-07-2024
  • Autolab

Pros y contras de los carros híbridos

03-07-2024
  • Autolab

Diferencias de los filtros de aire del motor, combustible y aire de la cabina de su automóvil

03-07-2024
  • Autolab

Preguntas más comunes sobre el Toyota Corolla.

03-07-2024
  • Autolab

Inspección del carro: todo lo que debes saber

03-07-2024
  • Autolab

Escobillas limpiaparabrisas convencionales versus de haz

03-07-2024
  • Autolab

Guía de conducción para nuevos conductores

03-07-2024
  • Autolab

Indicadores de un líquido de frenos contaminado

03-07-2024
  • Autolab

Índice de carga de llantas

03-07-2024
  • Autolab

Arrancar la batería del Carro

03-07-2024