Más noticias interesantes

Foto de William Warby en Unsplash

¿Puedo conducir con una llanta pinchada?

  • Autolab / Consultas

Cualquiera que haya tenido la desdicha de enfrentarse a una llanta pinchada, sabe que esta contratiempo es una verdadera lata, que puede poner a prueba tu paciencia. Ahora bien, para entender mejor esta situación, pongamos un ejemplo: has estado conduciendo tu auto, disfrutando del camino, cuando de repente sientes que algo no anda bien. Resulta que un clavo descarriado, una piedra afilada o algún otro objeto contundente ha traicionado a tu fiel acompañante de viaje: tu llanta.

¡No hay nada peor que acabar detenido al costado de la carretera con semejante problema! No solo te retrasa, sino que también causa estrés y frustración. Y como si fuera poco, este incidente puede llevar a la tentadora idea de seguir conduciendo con la rueda pinchada, solo para salir de esa situación incómoda. Pero, ¿realmente es conveniente continuar la marcha con una rueda pinchada? ¿Qué consecuencias puede traer esta decisión apresurada?

Antes de ponerte en marcha, debes entender por qué no es aconsejable hacerlo. Conducir con una rueda pinchada podría causar daño adicional a la rueda, así como a los componentes circundantes del vehículo, como los frenos y la suspensión. También puede ser arriesgado para tu seguridad, ya que te expondría a la posibilidad de perder el control del vehículo.

Así que antes de tomar una decisión apresurada, toma un respiro y piensa bien en las posibles consecuencias. Recuerda que tu seguridad y la de tu vehículo siempre deben ser prioridad. Te invitamos a seguir leyendo para que descubras si en algunos casos puedes conducir con una rueda pinchada y qué debes tener en cuenta antes de tomar tal decisión.

¿Debo conducir con una llanta pinchada? 

Aunque puede ser tentador seguir conduciendo cuando te encuentras con una llanta pinchada, quiero recalcarte lo importante que es evitar hacer eso. ¿Te preguntas por qué? Bueno, dirigir tu vehículo con un neumático dañado puede poner a todos los pasajeros en peligro y también puede causar daños graves a tu vehículo. Imagina intentar correr una maratón con un esguince en el pie; probablemente no llegarías muy lejos, y lo mismo pasa con tu carro si intentas conducirlo con una llanta pinchada.

Ahora bien, si posees neumáticos tipo Bridgestone Run-Flat, estos te permitirán recorrer hasta 50 millas a una velocidad máxima de 50 mph con un pichazo en el neumático, claro, bajo ciertas condiciones. Es importante resaltar que este es un caso excepcional y no un comportamiento a seguir regularmente.

Al conducir con una llanta pinchada no solo estás comprometiendo el control de tu vehículo, también podrías causar daños a las ruedas, los frenos, la alineación y potencialmente a otros componentes importantes, como la suspensión y el sistema de dirección. Piensa en esto como conducir con los zapatos puestos en los pies equivocados; seguro llegarías a tu destino, pero no sin dañar tus zapatos y probablemente tus pies también.

Entonces, ¿qué deberías hacer si tienes una llanta pinchada? Tu primera acción debería ser conducir con cuidado hacia un lugar seguro fuera de la carretera para poder evaluar y tratar el problema de manera apropiada.

Una vez que estás seguro, tienes algunas opciones. La primera es reemplazar la llanta pinchada con tu llanta de repuesto o puedes intentar tapar el pinchazo con un sellador de emergencia. Pero ten en cuenta que estos selladores generalmente solo funcionan con pinchazos de unos 6 milímetros o menos. Si tienes un agujero más grande, una llanta destrozada o reventada, estos selladores probablemente no te serán de mucha ayuda.

En caso de que no tengas una llanta de repuesto o el sellador no funcione, te recomendaría que contactes a Asistencia en carretera de Firestone. Siempre están dispuestos a ayudarte las 24 horas del día, los siete días de la semana, ya sea para un cambio de llantas o para remolcarte hasta el taller de automóviles más cercano. En Firestone, sus técnicos experimentados podrán ayudarte a decidir si necesitas reparar o reemplazar tu llanta pinchada.

Recuerda, conducir con una llanta pinchada puede parecer una solución rápida, pero a la larga, podría costarte más que solo la reparación de la llanta.

Cómo evitar conducir con una llanta pinchada

La mejor forma de evitar conducir con una llanta pinchada es prevenir que se pinche o reviente en primer lugar. Aquí te presentamos algunas acciones que puedes tomar para minimizar las posibilidades de que ocurra:

Verifique la presión de los neumáticos mensualmente

La regla fundamental en el mantenimiento de los neumáticos es verificar regularmente la presión de los mismos. La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA) recomienda revisar la presión de todos los neumáticos, incluyendo el de repuesto, al menos una vez al mes. Los manómetros de neumáticos son económicos y pueden ayudarte a prevenir problemas futuros con tus neumáticos.

Es crucial verificar la presión cuando los neumáticos están «fríos», es decir, al menos tres horas después de conducir. Conducir con neumáticos desinflados no solo puede reducir la eficiencia del combustible, sino que también aumenta el desgaste y el riesgo de pinchazos.

Aunque los sistemas de monitoreo de presión de neumáticos (TPMS) pueden no advertir sobre una baja presión hasta que un neumático haya perdido una cantidad significativa de aire, y la inspección visual puede ser difícil (muchos neumáticos pueden perder hasta la mitad de su presión antes de parecer visiblemente desinflados), es recomendable utilizar un manómetro para verificar regularmente que los neumáticos mantengan la presión recomendada por el fabricante. Puedes encontrar esta información en el manual del propietario o en la jamba de la puerta del lado del conductor.

Inspeccionar y rotar los neumáticos con regularidad

Cada mes es vital que le eches un buen vistazo a la presión de tus neumáticos y, además de eso, es importante que también le prestes atención a su apariencia y los rotas periódicamente. ¿Y por qué deberías hacer esto? Pues bien, el acto de rotar los neumáticos es esencial para el mantenimiento de éstos, ya que ayuda a distribuir de manera equitativa el desgaste en todas las ruedas, permitiéndoles durar más tiempo en óptimas condiciones.

Para que te hagas una idea, la rotación de los neumáticos debería realizarse, en la mayoría de los casos, cada 5000 a 10 000 millas recorridas, que para nosotros en Colombia son aproximadamente de 8000 a 16000 kilómetros. Puedes verlo de esta manera, cada vez que vayas a cambiar el aceite de tu carro, aprovecha para hacer la rotación de tus neumáticos, es una regla básica que te puede facilitar la vida en términos de mantenimiento.

Por otro lado, no debemos olvidar que es muy inteligente hacer inspecciones visuales regulares a los neumáticos. ¿Para qué se hace esto? Te lo explico: necesitamos detectar si hay un desgaste inusual en la banda de rodadura del neumático y, además, buscar signos de daño que puedan ser perjudiciales.

Para ser claros, los neumáticos para ser considerados seguros, deberían tener como mínimo una profundidad de 3/32 de pulgada en la banda de rodamiento, lo que para nosotros serían aproximadamente 2,4 milímetros. Y, por supuesto, los neumáticos no deberían tener grietas o bultos en las paredes laterales, ni burbujas.

Ahora bien, quiero que estés al tanto, es probable que algunos fabricantes de neumáticos o incluso algunos estados puedan requerir que la profundidad mínima de la banda de rodamiento sea mayor. Así que, para estar seguro, siempre es mejor revisar las especificaciones del fabricante de nuestros neumáticos y las regulaciones locales.

No supere el límite de carga de los neumáticos

Además de mantener la presión de los neumáticos adecuada, es crucial respetar la clasificación de carga máxima y la presión máxima que están impresas en el flanco del neumático. Las cargas más pesadas ejercen una presión adicional sobre los neumáticos, y exceder el límite de carga puede ocasionar que el neumático explote.

Siempre tenga en cuenta cuánto peso está llevando su vehículo y, si es necesario, ajuste la presión de los neumáticos para manejar esa carga adicional. Asegúrese de no exceder la presión máxima recomendada por el fabricante del neumático.

Esté atento a los peligros en la carretera

Baches, clavos, pedazos de vidrio: ¡las carreteras presentan numerosos peligros potenciales para tus llantas! Mientras conduces, mantén siempre un ojo en el camino en busca de posibles problemas. Los baches y los escombros grandes en la carretera pueden dañar los neumáticos sin necesariamente pincharlos, causando cortes y abultamientos que podrían resultar en pinchazos, daños graves o vibraciones futuras.

Aunque no siempre se pueden evitar piezas de metal, rocas y otros obstáculos, si sabes que vas a conducir cerca de zonas de construcción u otras áreas con muchos escombros o daños en la carretera, considera tomar una ruta alternativa. Sin embargo, si descubres que tus neumáticos se desinflan con frecuencia, es posible que el problema no esté en la carretera, sino en el propio neumático.

Equipe su vehículo con neumáticos Run-Flat

Los pinchazos son inevitables en ocasiones, ya que no siempre es posible detectar clavos o fragmentos de vidrio en el camino antes de que dañen un neumático. Para quienes prefieren estar preparados, los neumáticos antipinchazos ofrecen una solución conveniente.

Los neumáticos Run-Flat, como los Bridgestone DriveGuard, son diseñados con paredes laterales reforzadas y tecnología avanzada en los talones. Esto les permite soportar el peso del vehículo durante hasta 50 millas a una velocidad máxima de 50 MPH después de un pinchazo*. Con los neumáticos Run-Flat, puedes tener la tranquilidad de saber que tú y tu familia no quedarán varados en el costado de la carretera si sufren un pinchazo.

Llame a Autolab de inmediato 

¡Llame a la asistencia en carretera cuando tenga una llanta pinchada! Lo remolcaremos al Autolab más cercano y arreglaremos su pinchazo o le conectaremos una llanta nueva si su llanta no se puede reparar.









En Autolab también

tenemos soluciones en Mecánica Automotriz para flotas

Nuestra propuesta de valor es ayudarle a nuestros clientes a gestionar eficientemente el mantenimiento de sus vehículos.

Tipos de Unidades con las que trabajamos

tipo de flota Ligeros

Ligeros

  • Diesel
  • Gasolina
tipo de flota Semi pesados

Semi pesados

  • Diesel
  • Gasolina
tipo de flota Pesados

Pesados

  • Diesel
  • Gasolina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Mecánica automotriz sin salir de casa

Conoce nuestros servicio puerta a puerta, llevamos tú vehículo a nuestro taller especializado o el servicio a domicilio, donde reparamos tu vehículo en casa sin costo adicional.


Agendar cita

Artículos relacionados

  • Autolab

Cómo evitar que la batería de tu automóvil se agote mientras conduces demasiado cerca

03-07-2024
  • Autolab

Pros y contras de los carros híbridos

03-07-2024
  • Autolab

Diferencias de los filtros de aire del motor, combustible y aire de la cabina de su automóvil

03-07-2024
  • Autolab

Preguntas más comunes sobre el Toyota Corolla.

03-07-2024
  • Autolab

Inspección del carro: todo lo que debes saber

03-07-2024
  • Autolab

Escobillas limpiaparabrisas convencionales versus de haz

03-07-2024
  • Autolab

Guía de conducción para nuevos conductores

03-07-2024
  • Autolab

Indicadores de un líquido de frenos contaminado

03-07-2024
  • Autolab

Índice de carga de llantas

03-07-2024
  • Autolab

Arrancar la batería del Carro

03-07-2024