Más noticias interesantes

Foto de William Warby en Unsplash

¿Cuál es la diferencia entre dirección asistida eléctrica e hidráulica?

  • Autolab / Consultas

¿Cómo es posible manejar fácilmente cientos de kilos de acero girando simplemente un volante? Gracias a la dirección asistida.

La dirección asistida moderna debutó en 1951 con el Chrysler Imperial, que empleaba energía hidráulica para hacer la conducción más sencilla. Hoy en día, muchos vehículos han adoptado la dirección asistida eléctrica.

Pero, ¿cuál es la diferencia entre la dirección asistida eléctrica e hidráulica? Sigue leyendo para descubrir las ventajas y desventajas de la dirección asistida eléctrica frente a la hidráulica, así como cómo identificar posibles problemas en tu sistema.

¿Qué es la dirección asistida?

En términos sencillos, la dirección asistida es un sistema que hace más fácil girar el volante de un vehículo, reduciendo el esfuerzo necesario para hacerlo. Imagínate manejar sin este sistema: cada vez que quisieras dar vuelta, el volante se sentiría pesado y difícil de mover. Esto es porque, sin la asistencia eléctrica o hidráulica que proporciona la dirección asistida, tendrías que usar mucha más fuerza para cambiar de dirección.

Pensemos en un ejemplo cotidiano. Si alguna vez has experimentado una falla en la dirección asistida de tu carro, recordarás que tomar curvas, estacionar y maniobrar se convierte de repente en un verdadero ejercicio para los músculos de tus brazos y hombros, especialmente cuando conduces a bajas velocidades. Sin esta asistencia, el simple acto de girar el volante puede parecer una tarea titánica, haciendo evidente la importancia de este sistema en la conducción diaria.

La dirección asistida utiliza componentes como bombas hidráulicas o motores eléctricos para ayudar a mover el volante, permitiéndote girarlo con facilidad y suavidad, sin importar la velocidad a la que vayas. Así, no solo se mejora la comodidad al conducir, sino también la seguridad, ya que puedes reaccionar más rápidamente en situaciones que requieren cambios rápidos de dirección.

Dirección asistida hidráulica versus eléctrica

En los vehículos modernos, existen tres tipos principales de dirección asistida: eléctrica, hidráulica y un sistema híbrido hidroeléctrico. A continuación, vamos a explorar las diferencias entre la dirección asistida eléctrica y la dirección asistida hidráulica.

Un sistema de dirección asistida completamente eléctrica (EPS, por sus siglas en inglés) utiliza un motor eléctrico, que puede estar ubicado en la cremallera de dirección o en la columna de dirección, para ayudar al conductor. Este sistema cuenta con sensores que miden cuánto torque o esfuerzo de rotación está aplicando el conductor al volante. Basándose en esta información, los sensores determinan cuánta asistencia necesita el conductor para girar las ruedas delanteras.

La velocidad del vehículo es el factor más importante para determinar la cantidad de asistencia que proporciona el sistema EPS. Notarás que es muy fácil girar el volante a bajas velocidades, como cuando estás estacionando, lo que facilita las maniobras. En cambio, a velocidades más altas, el volante ofrece mayor resistencia, proporcionando así una mayor estabilidad y control.

Por otro lado, los sistemas hidráulicos funcionan utilizando un fluido hidráulico impulsado por una bomba de dirección asistida. Mientras que un EPS opera con el sistema eléctrico del carro, la bomba de dirección asistida hidráulica es impulsada por la correa serpentina u otra correa de transmisión conectada al motor. Esta bomba utiliza el líquido de dirección asistida para generar presión hidráulica en el mecanismo de dirección o piñón, lo que facilita el giro de las ruedas por parte del conductor.

Para una comprensión más profunda de los sistemas de dirección, te recomiendo leer el artículo: «¿Cómo funciona el sistema de dirección de un automóvil?»

Ventajas de la dirección asistida hidráulica

La dirección asistida hidráulica ha sido el sistema de elección en vehículos durante más de 50 años. Gracias a este largo periodo de uso, ha experimentado décadas de desarrollo y perfeccionamiento. Una de las principales ventajas que destacan los defensores de la asistencia hidráulica es la capacidad de sentir la carretera a través del volante.

Este mayor nivel de retroalimentación de la carretera, o sensación de la dirección, ofrece una experiencia de conducción más precisa y fluida. Al sentir las condiciones de la carretera a través del volante, el conductor puede entender mejor cómo se está comportando el carro. Es como si la carretera se comunicara con el conductor, permitiendo tomar decisiones más intuitivas y, en general, logrando una conducción más segura.

Por esta razón, muchos conductores de autos deportivos y de carreras de alta gama prefieren la dirección asistida hidráulica. Les permite reaccionar de manera más rápida y con mejor información mientras conducen a altas velocidades. La capacidad de sentir cada detalle del camino a través del volante les proporciona una ventaja crucial en situaciones donde el control y la precisión son fundamentales.

Desventajas de la dirección asistida hidráulica

Aunque la dirección asistida hidráulica ha sido ampliamente utilizada durante décadas, tiene algunos inconvenientes. En primer lugar, este sistema requiere el uso de fluido hidráulico, también conocido como líquido de dirección asistida. Aunque algunos fabricantes no exigen un reemplazo frecuente, es recomendable cambiar este líquido regularmente, aproximadamente cada cinco años o 50,000 millas. Además, si el nivel de este líquido cae por debajo de cierto umbral, podrías perder la asistencia en la dirección, lo que complicaría el manejo del vehículo.

En segundo lugar, la asistencia hidráulica está «siempre activa», lo que significa que el motor del carro tiene que estar funcionando constantemente para que la dirección asistida opere. Los sistemas que dependen de la energía mecánica del motor pueden afectar negativamente la eficiencia del combustible y el rendimiento general de la gasolina. Esto se debe a que el motor tiene que trabajar más para mantener el sistema de dirección asistida en funcionamiento, lo que puede resultar en un mayor consumo de combustible.

Finalmente, los sistemas de dirección asistida hidráulica son más complejos y tienen más componentes en comparación con los sistemas de dirección asistida eléctrica. Esto no solo puede hacer que el mantenimiento y las reparaciones sean más complicados, sino que también ocupan más espacio en el compartimento del motor, lo que puede limitar el diseño y la disposición de otros componentes del vehículo.

Ventajas de la dirección asistida eléctrica

Desde principios de la década de 2000, la dirección asistida eléctrica (EPS, por sus siglas en inglés) se ha convertido en la norma para la mayoría de los automóviles. Esto se debe principalmente a que un sistema EPS es generalmente más sencillo y fácil de mantener que su contraparte hidráulica. Los sistemas eléctricos no requieren líquido de dirección asistida para funcionar y solo consumen energía cuando es necesario, lo que los hace más eficientes en términos de consumo de combustible.

Además, el EPS habilita muchas de las funciones modernas de asistencia al conductor en las que confiamos hoy en día, como el estacionamiento automático y la asistencia para mantenerse en el carril. Estos sistemas serán esenciales a medida que avancemos hacia el futuro de los vehículos autónomos, donde la precisión y la confiabilidad son cruciales.

Comparado con la dirección asistida hidráulica, el EPS tiene la ventaja de compensar mejor la desalineación de las ruedas y las condiciones de conducción adversas, como vientos fuertes y superficies irregulares. Al ser un sistema totalmente electrónico, es más fácil ajustar la precisión de la asistencia mediante simples actualizaciones de software, permitiendo mejoras y ajustes sin necesidad de modificar componentes físicos. Esto no solo facilita el mantenimiento, sino que también permite que el sistema se adapte mejor a las necesidades específicas de cada conductor y las condiciones de manejo.

Desventajas de la dirección asistida eléctrica

Aunque los sistemas de dirección asistida eléctrica (EPS, por sus siglas en inglés) se han convertido en el estándar en la mayoría de los vehículos modernos, todavía presentan algunos inconvenientes que vale la pena considerar.

Uno de los problemas iniciales de los sistemas EPS era la falta de «sensación» o retroalimentación de la carretera. En los sistemas hidráulicos tradicionales, los conductores podían sentir mejor cómo se comportaba el vehículo en respuesta a las condiciones de la carretera, lo que ayudaba a tomar decisiones de manejo más informadas. Esta retroalimentación, que puede parecer una vibración o resistencia en el volante, permitía a los conductores tener una mejor idea de la tracción y estabilidad del vehículo. Al principio, los sistemas eléctricos no ofrecían esta sensación, haciendo que los conductores se sintieran desconectados de la carretera. Sin embargo, los fabricantes han trabajado mucho para corregir este problema, y hoy en día, la diferencia en la sensación entre la dirección asistida eléctrica y la hidráulica es casi imperceptible.

Otro inconveniente importante de la dirección asistida eléctrica es la complejidad de su reparación. A diferencia de los sistemas hidráulicos, que se pueden reparar con piezas y mano de obra estándar en la mayoría de los talleres mecánicos, los sistemas EPS a menudo requieren equipos especializados y técnicos capacitados en electrónica automotriz. Los problemas en un sistema EPS pueden estar relacionados con una computadora a bordo defectuosa o con sensores que no funcionan correctamente, lo que hace que el diagnóstico y la reparación sean más complicados. Por ejemplo, un sensor de ángulo de dirección mal calibrado puede causar problemas significativos en la dirección, y corregir esto puede requerir herramientas específicas y software avanzado.

Debido a esta necesidad de equipos y conocimientos especializados, las reparaciones de la dirección asistida eléctrica suelen ser más costosas que las de los sistemas hidráulicos. Un taller mecánico típico puede no estar equipado para manejar problemas complejos de EPS, lo que podría obligar al propietario del vehículo a acudir a un concesionario o a un taller especializado, incrementando así el costo de la reparación.

Cómo detectar problemas en la dirección asistida

La dirección asistida es una parte crucial de la experiencia de conducción, y debido a que las manos del conductor están siempre en el volante, cualquier problema en este sistema suele ser evidente rápidamente. Aquí te explicamos algunos de los síntomas más comunes que pueden indicar un problema con la dirección asistida, ya sea eléctrica o hidráulica, y cómo identificarlos:

Mala Capacidad de Respuesta del Vehículo al Girar

Uno de los primeros indicios de un problema en la dirección asistida es la falta de respuesta del vehículo al girar el volante. Si notas que tienes que girar el volante más de lo habitual para que el vehículo responda, o si hay un retraso entre el movimiento del volante y la respuesta del vehículo, podría haber un problema en el sistema de dirección asistida. Esto puede deberse a fallas en los componentes mecánicos del sistema o a problemas en la asistencia eléctrica o hidráulica.

Ruidos de Silbidos al Conducir

Los ruidos extraños, como gemidos o silbidos, al girar el volante son otro síntoma común de problemas en la dirección asistida. Estos ruidos pueden ser más pronunciados al girar el volante completamente hacia un lado. En los sistemas hidráulicos, estos sonidos a menudo indican niveles bajos de líquido en la dirección asistida. El líquido es esencial para que el sistema funcione correctamente, y cuando está bajo, las bombas y otros componentes pueden no recibir la lubricación adecuada, causando estos ruidos. En los sistemas eléctricos, los ruidos pueden ser causados por componentes electrónicos defectuosos o desgastados.

Volante Rígido que Requiere Más Esfuerzo para Girar

Un volante que se siente más rígido de lo habitual y que requiere más esfuerzo para girar es un claro indicio de problemas en la dirección asistida. En los sistemas hidráulicos, esto generalmente se debe a un nivel bajo de líquido de dirección asistida, lo que impide que el sistema funcione con la suavidad esperada. En los sistemas eléctricos, puede ser un signo de fallo en el motor eléctrico que asiste la dirección o en los sensores que controlan el sistema.

Ejemplos para una Mejor Comprensión

  • Ejemplo de Mala Capacidad de Respuesta: Si al girar el volante hacia la derecha en una curva, el vehículo no responde de inmediato y tienes que hacer más esfuerzo de lo habitual para completar el giro, podría haber un problema en el sistema de dirección.
  • Ejemplo de Ruidos de Silbidos: Imagina que al estacionar tu carro escuchas un sonido similar a un gemido cada vez que giras el volante. Este ruido podría estar indicando que necesitas revisar el nivel de líquido de la dirección asistida.
  • Ejemplo de Volante Rígido: Si sientes que el volante está más duro de lo normal, especialmente al arrancar el vehículo en la mañana, es posible que el sistema de dirección asistida esté fallando y necesite atención inmediata.

Estos síntomas no deben ser ignorados, ya que una dirección asistida defectuosa no solo hace que la conducción sea más difícil, sino que también puede ser peligrosa. Si experimentas alguno de estos problemas, es recomendable llevar tu vehículo a un taller mecánico lo antes posible para una revisión y reparación adecuada.

Mantén tu Sistema de Dirección Asistida en Óptimas Condiciones

Ahora que conoces las diferencias entre los sistemas de dirección asistida hidráulica y eléctrica, sus pros y contras, y cómo reconocer los problemas en estos sistemas, es evidente que mantener tu sistema de dirección en buen estado es vital para la seguridad y el desempeño de tu vehículo.

Importancia del Mantenimiento Regular

Un sistema de dirección asistida bien mantenido garantiza una conducción suave y segura. Ignorar los signos de problemas en la dirección puede llevar a situaciones peligrosas en la carretera. Por eso, es esencial realizar mantenimientos regulares y estar atento a cualquier señal de fallo.

Servicios de Dirección y Suspensión en Autolab

En Autolab, entendemos la importancia de un sistema de dirección y suspensión en perfectas condiciones. Ofrecemos servicios especializados que incluyen:

  • Inspección Completa del Sistema de Dirección y Suspensión: Nuestros técnicos revisan cada componente del sistema para asegurarse de que todo funcione correctamente.
  • Diagnóstico y Reparación de Problemas en la Dirección Asistida: Utilizamos equipos avanzados para diagnosticar problemas tanto en sistemas hidráulicos como eléctricos y realizar las reparaciones necesarias.
  • Mantenimiento Preventivo: Realizamos cambios de líquido de dirección asistida y revisiones periódicas para evitar problemas mayores en el futuro.

Visita tu taller Autolab más Cercano

No dejes pasar la oportunidad de mantener tu vehículo en las mejores condiciones. Visita el taller Autolab más cercano y deja que nuestros expertos se encarguen de tu sistema de dirección y suspensión. Además de estos servicios, ofrecemos inspecciones completas del vehículo para asegurar que cada parte de tu carro esté en óptimas condiciones.

Mantén tu vehículo seguro y en buen estado con los servicios profesionales de Autolab. ¡Te esperamos!









En Autolab también

tenemos soluciones en Mecánica Automotriz para flotas

Nuestra propuesta de valor es ayudarle a nuestros clientes a gestionar eficientemente el mantenimiento de sus vehículos.

Tipos de Unidades con las que trabajamos

tipo de flota Ligeros

Ligeros

  • Diesel
  • Gasolina
tipo de flota Semi pesados

Semi pesados

  • Diesel
  • Gasolina
tipo de flota Pesados

Pesados

  • Diesel
  • Gasolina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Mecánica automotriz sin salir de casa

Conoce nuestros servicio puerta a puerta, llevamos tú vehículo a nuestro taller especializado o el servicio a domicilio, donde reparamos tu vehículo en casa sin costo adicional.


Agendar cita

Artículos relacionados

  • Autolab

Cómo evitar que la batería de tu automóvil se agote mientras conduces demasiado cerca

03-07-2024
  • Autolab

Pros y contras de los carros híbridos

03-07-2024
  • Autolab

Diferencias de los filtros de aire del motor, combustible y aire de la cabina de su automóvil

03-07-2024
  • Autolab

Preguntas más comunes sobre el Toyota Corolla.

03-07-2024
  • Autolab

Inspección del carro: todo lo que debes saber

03-07-2024
  • Autolab

Escobillas limpiaparabrisas convencionales versus de haz

03-07-2024
  • Autolab

Guía de conducción para nuevos conductores

03-07-2024
  • Autolab

Indicadores de un líquido de frenos contaminado

03-07-2024
  • Autolab

Índice de carga de llantas

03-07-2024
  • Autolab

Arrancar la batería del Carro

03-07-2024