Más noticias interesantes

Foto de William Warby en Unsplash

Efectos que los trancones tienen en tu carro

  • Autolab / Consejos

Todos los días es la misma historia: estás en tu carro camino al trabajo y hay un trancón que parece no tener fin. Kilómetro tras kilómetro, avanzas despacito, frenas, y luego vuelves a avanzar lentamente.

¡El tráfico intermitente es una manera frustrante de pasar el viaje diario al trabajo, ya sea en la mañana o en la tarde! Pero, además del impacto negativo que tiene en tu estado de ánimo, conducir en horas pico también puede afectar a tu carro. ¡Sigue leyendo para aprender más!

¿Qué es detenerse y seguir conduciendo?

El tráfico con paradas y arranques es una situación común en las carreteras de todo el mundo, especialmente en las zonas metropolitanas. Este fenómeno se da cuando todos los vehículos que circulan se detienen con frecuencia, avanzan lentamente una corta distancia y luego se detienen nuevamente, a menudo frenando de manera brusca.

¿Por qué ocurre el tráfico con paradas y arranques?

Este tipo de congestión puede deberse a varias razones. Una de las más comunes es el tráfico diario de personas que van y vienen del trabajo. En horas pico, como las mañanas y las tardes, hay una gran cantidad de vehículos en las carreteras, lo que genera atascos. Otra razón frecuente son las zonas de construcción. Cuando se realizan trabajos en la vía, se reduce el espacio disponible para los vehículos, lo que obliga a todos a disminuir la velocidad y hacer paradas constantes. Los accidentes también son un factor importante. Cuando ocurre un accidente, los carriles pueden estar bloqueados, y los conductores suelen disminuir la velocidad para ver qué sucedió, lo que contribuye a la congestión.

Impacto del tráfico con paradas y arranques

El tráfico con paradas y arranques no solo es frustrante para los conductores, sino que también tiene un impacto significativo en el tiempo y la economía. Por ejemplo, el estadounidense promedio pasó 99 horas al año en el tráfico en 2019, ¡eso es más de dos semanas laborales completas! Este tiempo perdido podría haberse utilizado en actividades más productivas o placenteras. Además, estar detenido y arrancando constantemente también puede aumentar el consumo de combustible de los vehículos y causar mayor desgaste en los frenos y otras partes del carro, lo que se traduce en más gastos para los conductores.

¿El tráfico intermitente es malo para su automóvil?

Si eres uno de los muchos conductores que comienzan y terminan su día en medio de la congestión del tráfico, es posible que te hayas preguntado qué efectos tiene esto en tu automóvil. Aquí te explicamos cinco maneras en que la conducción en medio de atascos afecta tu vehículo:

1. Desgaste de los frenos

El constante detenerse y arrancar en el tráfico pesado implica un uso frecuente de los frenos. Cada vez que frenas, las pastillas de freno se desgastan un poco más. En el tráfico intermitente, este desgaste se acelera significativamente, lo que significa que tendrás que reemplazar las pastillas de freno con mayor frecuencia de lo habitual.

2. Mayor consumo de combustible

El tráfico intermitente puede aumentar considerablemente el consumo de combustible de tu vehículo. Arrancar desde una posición de parada consume más gasolina que mantener una velocidad constante. Además, estar detenido con el motor en marcha también contribuye al consumo innecesario de combustible, afectando negativamente tu economía y el medio ambiente.

3. Sobrecalentamiento del motor

En situaciones de tráfico denso, el motor de tu carro trabaja más de lo normal, especialmente si hace calor afuera. El flujo de aire necesario para enfriar el motor es limitado cuando estás detenido o avanzas muy despacio. Esto puede llevar al sobrecalentamiento del motor, lo que puede causar daños serios si no se maneja adecuadamente.

4. Desgaste de la transmisión

Para los vehículos con transmisión automática, el tráfico intermitente puede ser especialmente duro. Cambiar constantemente entre marchas bajas puede generar un desgaste adicional en la transmisión. Si no se realiza el mantenimiento adecuado, como cambios de aceite de transmisión, este desgaste puede llevar a fallas costosas en el sistema de transmisión.

5. Estrés en el sistema de enfriamiento

El sistema de enfriamiento de tu carro, que incluye el radiador, el ventilador y el termostato, trabaja horas extras en el tráfico con paradas y arranques. La falta de flujo de aire, junto con el calor del motor, puede poner a prueba estos componentes, aumentando el riesgo de fallos. Un sistema de enfriamiento que no funciona correctamente puede llevar al sobrecalentamiento del motor y daños severos.

Es posible que sus frenos se desgasten más rápido.

Cuanto más usas los frenos, más rápido se desgastan. En situaciones de tráfico, donde constantemente estás deteniéndote y avanzando, se requiere un uso frecuente de los frenos. Esto hace que las pastillas y los rotores de freno se desgasten mucho más rápido de lo habitual.

¿Por qué ocurre esto?

Cada vez que pisas el pedal del freno, las pastillas de freno presionan contra los rotores para reducir la velocidad del vehículo. Este proceso genera fricción, que es la responsable de detener el carro, pero también provoca desgaste en ambas piezas. En el tráfico intermitente, este proceso se repite una y otra vez en un corto periodo de tiempo, acelerando el desgaste de estos componentes.

Efectos del frenado brusco

El problema se agrava si acostumbras a acelerar rápidamente y luego frenar bruscamente. Este tipo de conducción puede causar sobrecalentamiento de los frenos. Cuando los frenos se calientan en exceso, pueden ocurrir varios problemas:

  1. Deformación de los rotores: Los rotores pueden deformarse debido al calor excesivo, lo que lleva a una frenada irregular y vibraciones al frenar.
  2. Vidriado de las pastillas de freno: Las pastillas de freno pueden volverse vidriadas o cristalizadas debido al calor, lo que reduce significativamente su capacidad de frenar eficientemente. Esto se siente como una disminución en la respuesta de frenado, lo que puede ser peligroso.

Consejos para minimizar el desgaste

Para minimizar el desgaste de los frenos en el tráfico intermitente, aquí tienes algunos consejos prácticos:

  • Conduce con suavidad: Intenta mantener una velocidad constante y evita aceleraciones y frenadas bruscas.
  • Mantén distancia: Mantén una distancia adecuada con el vehículo de adelante para reducir la necesidad de frenar con frecuencia.
  • Revisa los frenos regularmente: Realiza revisiones periódicas de los frenos para asegurarte de que estén en buen estado y sustitúyelos cuando sea necesario.

Es posible que necesites reemplazar los filtros con más frecuencia.

El programa de mantenimiento sugerido por el fabricante (MSMS) está determinado por las condiciones de conducción que enfrentas a diario. Dependiendo de estas condiciones, tu estilo de conducción podría clasificarse como «normal» o «severo».

¿Qué significa «condiciones de conducción severas»?

Conducir en tráfico denso a menudo se considera una condición de conducción «severa». Estas condiciones implican más desgaste en el vehículo, ya que el motor y otros componentes trabajan en un entorno más exigente. En particular, los filtros de aire y aceite del motor se ven afectados de manera significativa.

¿Cómo afectan las condiciones severas a los filtros?

  1. Filtros de aire del motor: Estos filtros están diseñados para evitar que el polvo, la suciedad y otros contaminantes entren en el motor. En condiciones de tráfico denso, el motor está expuesto a una mayor cantidad de contaminantes debido a las emisiones de otros vehículos y la polución general. Esto significa que el filtro de aire del motor puede obstruirse más rápidamente, reduciendo su eficiencia y afectando el rendimiento del motor.
  2. Filtros de aire de la cabina: Estos filtros mantienen el aire dentro del vehículo limpio y libre de polen, polvo y otros alérgenos. En el tráfico pesado, donde pasas mucho tiempo detenido, estos filtros también se ensucian más rápido debido a la alta concentración de contaminantes en el aire exterior.
  3. Filtros de aceite: El filtro de aceite ayuda a mantener el aceite del motor limpio, eliminando partículas y contaminantes. En condiciones de tráfico denso, el motor puede funcionar a temperaturas más altas y en condiciones de mayor estrés, lo que puede provocar una acumulación más rápida de contaminantes en el aceite. Esto significa que el filtro de aceite debe trabajar más para mantener el aceite limpio, y puede necesitar reemplazo con mayor frecuencia.

Consejos para el mantenimiento de los filtros

  • Revisar los filtros regularmente: Es crucial revisar los filtros de aire y de aceite con más frecuencia si conduces en condiciones de tráfico denso. Esto puede ayudar a identificar problemas antes de que afecten el rendimiento del vehículo.
  • Seguir el programa de mantenimiento del fabricante: Asegúrate de seguir las recomendaciones del MSMS para condiciones de conducción severas. Esto generalmente implica intervalos de mantenimiento más cortos para los filtros.
  • Mantenerse alerta a los síntomas de desgaste: Si notas que el motor pierde potencia, que el aire acondicionado no funciona tan bien como antes, o que el motor suena diferente, puede ser una señal de que los filtros están obstruidos y necesitan ser reemplazados.

Es posible que haya aumentado el consumo de combustible.

¿Alguna vez has notado que los fabricantes de automóviles suelen proporcionar diferentes clasificaciones de millas por galón (MPG) estimadas para la conducción en ciudad y en carretera? Esto se debe a que conducir en la ciudad a menudo implica más frenado y aceleración en comparación con operar a velocidades constantes en la carretera. Como resultado, las «MPG en ciudad» suelen ser más bajas que las «MPG en carretera».

¿Por qué ocurre esto?

  1. Frenado y aceleración constantes: Cuando conduces en la ciudad, especialmente en condiciones de tráfico denso, te encuentras frenando y acelerando repetidamente. Cada vez que aceleras desde una parada, el motor necesita más combustible para poner el vehículo en movimiento. Por otro lado, cuando frenas, la energía cinética del vehículo se disipa en forma de calor, lo que es una pérdida de energía. Este ciclo de detenerse y arrancar reduce la eficiencia del combustible en comparación con conducir a una velocidad constante en carretera.
  2. Consumo en ralentí: Cuando tu automóvil está completamente detenido, como en un semáforo o en un atasco, sigue consumiendo combustible aunque no esté avanzando. Esto significa que el consumo de combustible es de cero millas por galón cuando el vehículo está en ralentí. En situaciones de tráfico denso, los periodos en los que el carro está detenido pueden ser prolongados, lo que contribuye a un mayor consumo de combustible general.

Comparación entre ciudad y carretera

En la carretera, los vehículos suelen mantener velocidades constantes, lo que permite al motor operar de manera más eficiente. La falta de paradas y arranques frecuentes significa que el motor no necesita trabajar tan duro ni consumir tanto combustible como lo haría en la ciudad. Por esta razón, las clasificaciones de MPG en carretera son generalmente más altas que las de la ciudad.

Cómo minimizar el consumo de combustible en la ciudad

Para reducir el consumo de combustible mientras conduces en la ciudad, considera las siguientes estrategias:

  • Conduce de manera suave: Evita aceleraciones y frenadas bruscas. Trata de anticipar el tráfico y desacelera gradualmente cuando sea necesario.
  • Apaga el motor si estás detenido por mucho tiempo: Si sabes que estarás parado por más de un par de minutos, apaga el motor para evitar el consumo innecesario de combustible.
  • Mantén tu vehículo bien mantenido: Un motor bien mantenido funciona de manera más eficiente. Asegúrate de que los filtros de aire y aceite estén limpios y de que los neumáticos estén inflados correctamente.
  • Planifica tus rutas: Trata de evitar rutas con mucho tráfico y semáforos. Usar aplicaciones de navegación que te ayuden a encontrar rutas más rápidas y con menos tráfico puede hacer una gran diferencia.

Puede estresar su refrigerante.

En condiciones de mucho tráfico, el motor y el sistema de refrigeración de tu automóvil pueden tener dificultades para mantener temperaturas de funcionamiento óptimas. La falta de flujo de aire a través del radiador puede reducir la capacidad del sistema de enfriamiento para eliminar el calor del refrigerante. Esto podría causar sobrecalentamiento y potencialmente daños al motor a largo plazo si tu vehículo ya tiene problemas con el ventilador de enfriamiento.

¿Por qué ocurre esto?

  1. Falta de flujo de aire: Cuando el vehículo se mueve a baja velocidad o está detenido, no hay suficiente aire pasando a través del radiador para enfriar el refrigerante de manera efectiva. En situaciones de tráfico denso, esta falta de flujo de aire puede hacer que la temperatura del motor aumente rápidamente.
  2. Mayor esfuerzo del ventilador de enfriamiento: En estas condiciones, el ventilador de enfriamiento debe trabajar más para compensar la falta de flujo de aire natural. Si el ventilador de enfriamiento ya tiene problemas, como desgaste o mal funcionamiento, no podrá mantener el refrigerante a una temperatura adecuada, lo que puede llevar al sobrecalentamiento del motor.
  3. Acumulación de calor: Cuando el motor está en ralentí por largos periodos, el calor generado no se disipa de manera eficiente. Esto no solo afecta al motor, sino también a otros componentes del sistema de enfriamiento, como el radiador y las mangueras, que pueden sufrir daños por la exposición prolongada a altas temperaturas.

Consecuencias del sobrecalentamiento

El sobrecalentamiento del motor puede tener varias consecuencias graves:

  • Daños al motor: El calor excesivo puede causar que las piezas internas del motor se expandan y se deformen, lo que puede resultar en daños permanentes y costosos de reparar.
  • Fallas en el sistema de refrigeración: Las mangueras y el radiador pueden agrietarse o romperse debido al calor extremo, lo que puede provocar fugas de refrigerante y una pérdida de eficacia en el sistema de enfriamiento.
  • Problemas con el aceite del motor: Las altas temperaturas pueden hacer que el aceite del motor se degrade más rápido, perdiendo sus propiedades lubricantes y protectoras, lo que puede causar un mayor desgaste del motor.

Cómo prevenir el sobrecalentamiento en tráfico denso

  • Mantenimiento regular: Asegúrate de que el sistema de enfriamiento esté en buen estado. Revisa y reemplaza el refrigerante según las recomendaciones del fabricante y verifica que no haya fugas.
  • Revisión del ventilador de enfriamiento: Asegúrate de que el ventilador de enfriamiento esté funcionando correctamente. Si notas que el motor se sobrecalienta frecuentemente, es posible que el ventilador necesite ser revisado o reemplazado.
  • Mantén limpio el radiador: Un radiador limpio permite un mejor flujo de aire. Asegúrate de que no haya obstrucciones, como hojas o suciedad, que puedan reducir su eficacia.
  • Monitorea la temperatura del motor: Presta atención al indicador de temperatura del motor en el tablero. Si notas que la temperatura está subiendo, trata de detenerte y dejar que el motor se enfríe antes de continuar.

Podrías necesitar cambios de aceite más frecuentes.

El tráfico congestionado no solo afecta el sistema de refrigeración de tu vehículo, sino también el aceite del motor. El ralentí prolongado y la aceleración frecuente en tráfico pesado pueden provocar una mayor dilución del combustible en el aceite, lo que reduce su eficacia. Por esta razón, los fabricantes de vehículos suelen acortar el intervalo entre los cambios de aceite cuando se conduce en condiciones de tráfico con paradas y arranques.

¿Cómo afecta el tráfico al aceite del motor?

  1. Ralentí prolongado: Cuando el motor está en ralentí por largos periodos, no se produce suficiente calor para quemar el combustible no utilizado que puede pasar a la cámara de combustión. Este combustible no quemado puede diluir el aceite del motor, reduciendo su capacidad para lubricar adecuadamente las partes móviles del motor.
  2. Aceleración frecuente: La constante aceleración y desaceleración en tráfico denso aumenta la carga de trabajo del motor. Esto genera más calor y presión, lo que puede acelerar la degradación del aceite del motor. Un aceite degradado pierde sus propiedades lubricantes, lo que puede llevar a un mayor desgaste y posibles daños al motor.

Consecuencias de un aceite degradado

  • Reducción de la lubricación: Un aceite diluido o degradado no puede lubricar eficazmente las partes móviles del motor, lo que puede aumentar la fricción y el desgaste.
  • Acumulación de contaminantes: Con el tiempo, el aceite puede acumular contaminantes como partículas de metal, suciedad y residuos de combustión, lo que puede afectar negativamente el rendimiento del motor.
  • Mayor riesgo de sobrecalentamiento: Un aceite de motor en mal estado no puede disipar el calor de manera eficiente, aumentando el riesgo de sobrecalentamiento del motor.

Recomendaciones para el mantenimiento del aceite del motor

  • Revisar el manual del propietario: Consulta el manual del propietario de tu vehículo para conocer las recomendaciones específicas del fabricante sobre los intervalos de cambio de aceite. Presta especial atención a las condiciones de conducción severas, como el tráfico con paradas y arranques.
  • Cambios de aceite más frecuentes: Si conduces regularmente en tráfico denso, considera realizar cambios de aceite más frecuentes de lo que sugiere el intervalo estándar. Esto ayudará a mantener el aceite en buenas condiciones y proteger el motor.
  • Utiliza aceite de alta calidad: Opta por aceites de motor de alta calidad que estén diseñados para soportar condiciones de conducción severas. Los aceites sintéticos, por ejemplo, suelen ofrecer mejor protección y durabilidad bajo condiciones extremas.
  • Monitorea el nivel y la calidad del aceite: Revisa regularmente el nivel y la condición del aceite del motor. Si notas que el aceite está oscuro, sucio o con un olor a combustible, es un indicador de que necesita ser cambiado.

Consejos de mantenimiento para una conducción estancada

Si te preguntas cómo conservar gasolina en un atasco o extender la vida útil de tus frenos, la mejor respuesta es evitar el tráfico por completo. Como eso no siempre es posible, considera estos consejos:

Mantén una velocidad constante

Trata de mantener una velocidad constante y frena lo menos posible. Esto puede ayudarte a mejorar la eficiencia del combustible y reducir el desgaste de los frenos. La clave es anticipar los movimientos del tráfico y ajustar tu velocidad de manera que no necesites frenar y acelerar constantemente.

Apaga las cosas que no necesitas

Hacer funcionar el aire acondicionado, los calentadores de asientos y otros componentes con grandes demandas eléctricas mientras tu vehículo opera en tráfico intermitente puede agregar más estrés a la batería y al alternador. En su lugar, abre una ventana y disfruta del día cuando el clima lo permita. Esto no solo ahorra energía, sino que también puede hacer que tu experiencia de conducción sea más agradable.

Mantén tus ojos en el camino

Mira hacia adelante para anticipar cuándo necesitarás reducir la velocidad o detenerte. Al predecir los movimientos del tráfico, puedes ajustar tu estilo de conducción en consecuencia y reducir las frenadas o aceleraciones bruscas. Esta práctica no solo mejora la eficiencia del combustible, sino que también reduce el desgaste de los frenos y mejora la seguridad.

Toma una respiración profunda

El tráfico es estresante, especialmente si ya estás llegando tarde. Respira hondo y trata de mantener la calma. La frustración puede llevar a la furia al volante y a una conducción más agresiva, lo que puede ser peligroso para ti, tu vehículo y otros conductores. Mantener una actitud tranquila y relajada te ayudará a tomar decisiones más seguras y a disfrutar de una experiencia de conducción menos estresante.

Deja que Autolab complete la ayuda para el cuidado tu automóvil.

Deja que Autolab complete la ayuda para el cuidado tu automóvil.

¡No dejes que el tráfico frene la salud de tu vehículo! Tome el control y navegue por el tráfico intermitente con facilidad. Si necesita asistencia profesional o desea optimizar el rendimiento de su vehículo, programe una cita con nuestro equipo experimentado. 









En Autolab también

tenemos soluciones en Mecánica Automotriz para flotas

Nuestra propuesta de valor es ayudarle a nuestros clientes a gestionar eficientemente el mantenimiento de sus vehículos.

Tipos de Unidades con las que trabajamos

tipo de flota Ligeros

Ligeros

  • Diesel
  • Gasolina
tipo de flota Semi pesados

Semi pesados

  • Diesel
  • Gasolina
tipo de flota Pesados

Pesados

  • Diesel
  • Gasolina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Mecánica automotriz sin salir de casa

Conoce nuestros servicio puerta a puerta, llevamos tú vehículo a nuestro taller especializado o el servicio a domicilio, donde reparamos tu vehículo en casa sin costo adicional.


Agendar cita

Artículos relacionados

  • Autolab

Reciclaje de baterías de automóviles: por qué es importante y cómo puede ayudar

03-07-2024
  • Autolab

Consejos para evitar daños por huecos en tu carro

03-07-2024
  • Autolab

Consejos para el mantenimiento de los neumáticos

03-07-2024
  • Autolab

Factores a considerar con los carros eléctricos

03-07-2024
  • Autolab

¿Es importan los programas de mantenimiento del fabricante?

03-07-2024
  • Autolab

Mantenimiento importantes para Hyundai Sonata

03-07-2024
  • Autolab

Cómo hacer que tu carro dure más

03-07-2024
  • Autolab

Consejos para cuidar el carro al viajar con clima frío

03-07-2024
  • Autolab

Preguntas frecuentes sobre llantas

03-07-2024
  • Autolab

Consejos para convertirse en un conductor más ecológico

03-07-2024