Más noticias interesantes

Foto de William Warby en Unsplash

¿Qué hace el líquido de frenos?

  • Autolab / Básicos

Desde el aceite de motor hasta el jugo para limpiar vidrios, tu carro está cargado de todo tipo de líquidos que le ayudan a funcionar a toda máquina. Entre esos, el líquido de frenos es uno de los que menos se entiende, aunque es uno de los más vitales. De hecho, el Instituto Nacional para la Excelencia en el Mecánica de Carros dice que el líquido de frenos es «probablemente el líquido más olvidado en el carro, ¡y el más fundamental!». Aquí vamos a desglosar qué hace el líquido de frenos, por qué es necesario y qué pasa cuando el nivel de este líquido desciende o si se está fugando.

¿Qué hace el líquido de frenos?

El líquido de frenos, un elemento vital en cualquier vehículo, es un líquido hidráulico que tiene tres funciones clave que son esenciales para el correcto funcionamiento de su coche. Para entenderlo mejor, vamos a desglosar cada una de estas funciones con un poco más de detalle, así podrás entender por qué es tan importante mantener este líquido en buen estado.

Primero, el líquido de frenos juega un papel crucial en el movimiento de diversas partes de tu sistema de frenos. Imagina que el sistema de frenos de tu coche es como un equipo de futbol: cada jugador tiene un papel específico, pero sin el balón, no podrían jugar. El líquido de frenos es ese balón, es el medio que permite que las diferentes partes del sistema de frenos interactúen entre sí.

Por ejemplo, cuando presionas el pedal del freno, estás aplicando una presión en el líquido de frenos. Este, a su vez, transmite esa presión a las pastillas de freno que se aprietan contra los discos de freno, creando la fricción necesaria para que el vehículo reduzca su velocidad o se detenga por completo. Así como cuando presionas un tubo de pasta dental, el contenido sale por el otro extremo, de la misma manera, cuando presionas el pedal de freno, el líquido de frenos se mueve y activa las pastillas de freno.

¿Alguna vez te has preguntado cómo un líquido aparentemente inofensivo puede detener un vehículo de más de 2000 libras? Pues bien, todo comienza contigo, el conductor. El líquido de frenos es una pieza fundamental en el sistema de frenado de tu vehículo y se almacena en un lugar llamado cilindro maestro. Pero no te dejes engañar por este nombre que parece sacado de una película de ciencia ficción, en realidad es simplemente el recipiente que guarda el líquido de frenos.

Ahora bien, cuando tú, como conductor, pisas el pedal de freno, estás activando un mecanismo que pone en marcha toda una serie de procesos. Primero, esta acción hace que el cilindro maestro envíe el líquido de frenos a través de unas tuberías que se conocen como líneas de freno.

Pero, ¿cómo se logra esto? Imagina que tienes una manguera llena de agua. Cuando la presionas, el agua se desplaza desde un extremo hasta el otro. Algo similar sucede con el líquido de frenos cuando pisas el pedal del freno. El cilindro maestro, que contiene el líquido, se comprime y empuja este líquido a través de las líneas de freno.

Estas líneas de freno son como las venas de tu vehículo, llevando el líquido de frenos hasta las pinzas de freno. Las pinzas de freno son los músculos que aplican la presión necesaria para detener las ruedas de tu vehículo. Y aquí es donde entra en juego el líquido de frenos. Al llegar a las pinzas, este líquido ejerce una presión que permite detener el vehículo, sin importar que pese más de 2000 libras.

Por lo tanto, aunque parezca increíble, este simple líquido es uno de los componentes más importantes para la seguridad de tu vehículo. Sin él, detener tu carro sería una misión casi imposible. Así que la próxima vez que pises el pedal de freno, recuerda el papel crucial que juega este líquido en el funcionamiento de tu vehículo.

En el fascinante mundo de la mecánica automotriz, uno de los sistemas más importantes para garantizar nuestra seguridad es el sistema de frenos. Los frenos de un automóvil funcionan a través de un mecanismo bastante interesante y efectivo.

La acción de frenar comienza con las pinzas, que son las encargadas de apretar las pastillas de freno contra los rotores. Podríamos comparar este proceso con el de un par de manos aplaudiendo. Imagina que las manos son las pinzas y las palmas son las pastillas de freno. Cuando aplaudimos, nuestras manos (pinzas) aprietan nuestras palmas (pastillas de freno) con fuerza. En el caso del sistema de frenos, este «aplauso» o presión se realiza contra los rotores.

Los rotores, por su parte, son los encargados de aplicar fricción a las ruedas. Al igual que cuando frotamos nuestras manos para generar calor, los rotores al generar fricción con las pastillas de freno, hacen que las ruedas disminuyan su velocidad. Esta fricción es la que nos permite controlar la velocidad del vehículo.

Dependiendo de cuánto tiempo y con qué fuerza presionemos el pedal del freno, la presión reducirá la velocidad de nuestro automóvil o lo detendrá por completo. Es como cuando presionamos un globo inflado: si lo hacemos con poca fuerza, el globo se desinflará lentamente; pero si lo hacemos con mucha fuerza, el globo se desinflará rápidamente. Lo mismo ocurre con el pedal del freno: si lo presionamos suavemente, el auto disminuirá su velocidad gradualmente; pero si lo hacemos con fuerza, el auto se detendrá de inmediato.

Finalmente, es importante mencionar el papel crucial que juega el líquido de frenos en todo este proceso. Este líquido actúa como un mensajero que transmite la presión que aplicamos en el pedal del freno hasta las pinzas. Es como el agua que fluye a través de una manguera: un pequeño empujón en un extremo genera un gran impacto en el otro. Gracias al líquido de frenos, un pequeño empujón en el pedal del freno ayuda mucho a detener nuestro vehículo.

Espero que esta explicación te haya ayudado a entender mejor cómo funciona el sistema de frenos de tu automóvil. Y recuerda: una correcta mantenimiento de este sistema es vital para garantizar nuestra seguridad en la carretera.

¿Es necesario cambiar el líquido de frenos?

En el transcurso del tiempo, las propiedades protectoras del líquido de frenos pueden ir disminuyendo. Esto significa que el sistema de frenos de tu vehículo deja de recibir la salvaguarda que requiere para su correcto funcionamiento. Imagina que esto es como cuando dejas de poner protector solar en tu piel, y estás expuesto al sol. Tu piel comienza a sufrir y se puede quemar. De la misma manera, tu sistema de frenos necesita esa protección que le proporciona el líquido de frenos.

Esta es una de las razones fundamentales por las que en cada visita a Autolab, realizamos una prueba de inmersión del líquido de frenos. ¿Por qué hacemos esto? Bueno, esta prueba nos permite determinar si el líquido de frenos sigue cumpliendo su función protectora adecuadamente. Es como cuando vas al médico y te hace una prueba de sangre para verificar que todo esté bien en tu cuerpo.

Si la prueba señala que el líquido de frenos ya no protege de manera adecuada el sistema, tu técnico de confianza te sugerirá realizar un cambio de líquido de frenos. Es similar a cuando el médico te receta un medicamento para mejorar tu salud. En este caso, el «medicamento» es el nuevo líquido de frenos que ayudará a mantener la salud y eficiencia de tu sistema de frenos, asegurando así tu seguridad y la de los demás en la carretera.

¿Por qué se pierde líquido de frenos?

Podrías estar presenciando una fuga de líquido de frenos si observas un fluido de tonalidad amarillo claro o marrón bajo tu vehículo que resulta resbaladizo al contacto. Este líquido no es agua, aceite ni refrigerante, es el líquido de frenos, vital para el correcto funcionamiento de tu vehículo. Una señal temprana de que esto puede estar sucediendo es si experimentas una disminución en la presión de los frenos. Algunos conductores describen esta sensación como si estuvieran pisando un pedal de freno que se siente «suave» o «esponjoso», algo que no debería suceder.

¿Cómo se puede remediar una fuga de líquido de frenos? El líquido de frenos opera en un sistema cerrado compuesto por diversas partes, entre ellas los interruptores de freno, pistones, líneas, eslabones, mangueras y cilindros. Algunos componentes, como las líneas de freno, son fijos, lo que significa que no se mueven mientras conduces. En cambio, otras partes como los pistones, se encuentran en constante movimiento.

Un daño en cualquiera de estas piezas podría originar una fuga de líquido de frenos, según indica Wagner Brake. Tomemos como ejemplo las líneas de freno, las cuales pueden ser tanto de acero como de goma. A medida que pasa el tiempo, el acero puede oxidarse y el caucho degradarse. Estos dos procesos naturales pueden provocar la aparición de orificios o fisuras en las líneas de freno, permitiendo así la fuga del líquido.

Otra causa común de las fugas de líquido de frenos son las pastillas de freno desgastadas. Como explica Wagner Brake, «si las pastillas o zapatas, junto con sus respectivos rotores y tambores homólogos se desgastan, los pistones que impulsan las pastillas o zapatas pueden hiperextenderse, rompiendo los sellos del cilindro y derramando líquido en el área afectada». Esto quiere decir que si no se realiza un mantenimiento regular y las pastillas o zapatas se desgastan demasiado, los pistones pueden empujar más allá de lo normal, lo que puede resultar en la ruptura de los sellos del cilindro y la consecuente fuga de líquido de frenos.

¿Qué sucede cuando el líquido de frenos está bajo?

Un cambio en la eficiencia de tus frenos. Esto se debe a que el líquido de frenos juega un papel crucial en el sistema de frenado de tu vehículo. Para entenderlo mejor, piensa en el líquido de frenos como el mensajero entre tu pie y los frenos de tu carro. Cuando presionas el pedal de freno, este líquido transmite la fuerza de tu pie a las pastillas de freno, permitiéndoles detener las ruedas.

Ahora, si hay una fuga o algún problema con el líquido de frenos, este nivel puede disminuir. Cuando el nivel de líquido de frenos está bajo, la capacidad del sistema para transmitir esta fuerza se ve afectada. Es como si el mensajero estuviera cansado y no pudiera entregar el mensaje completo. Esto puede resultar en un cambio en la eficiencia de tus frenos.

Probablemente notarás este cambio de varias formas. Por ejemplo, podrías sentir que el pedal de freno está más suave o «esponjoso». Esto es porque no hay suficiente líquido para transmitir la fuerza de tu pie a las pastillas de freno. Otra señal podría ser que tu vehículo tarda más en detenerse. Esto sucede porque, sin suficiente líquido, las pastillas de freno no pueden presionar con la misma fuerza contra las ruedas.

Entonces, si notas alguno de estos cambios en tu vehículo, es posible que el nivel de líquido de frenos esté bajo debido a una fuga o a algún otro problema. Te recomendaría que revises el nivel de líquido de frenos y, si es necesario, que lo rellenes o que busques ayuda profesional para resolver el problema. Recuerda que tus frenos son una parte vital de la seguridad de tu vehículo, por lo que cualquier problema con ellos debe ser tratado con seriedad.









En Autolab también

tenemos soluciones en Mecánica Automotriz para flotas

Nuestra propuesta de valor es ayudarle a nuestros clientes a gestionar eficientemente el mantenimiento de sus vehículos.

Tipos de Unidades con las que trabajamos

tipo de flota Ligeros

Ligeros

  • Diesel
  • Gasolina
tipo de flota Semi pesados

Semi pesados

  • Diesel
  • Gasolina
tipo de flota Pesados

Pesados

  • Diesel
  • Gasolina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Mecánica automotriz sin salir de casa

Conoce nuestros servicio puerta a puerta, llevamos tú vehículo a nuestro taller especializado o el servicio a domicilio, donde reparamos tu vehículo en casa sin costo adicional.


Agendar cita

Artículos relacionados

  • Autolab

Todo lo que necesitas saber sobre los neumáticos

03-07-2024
  • Autolab

Servicios del Honda Accord que no querrás pasar por alto

03-07-2024
  • Autolab

Servicios de cuidado al carro que puedes realizar

03-07-2024
  • Autolab

¿Qué es la dirección asistida?

03-07-2024
  • Autolab

¿Cómo funciona un sistema de frenos antibloqueo?

03-07-2024
  • Autolab

Calibrar las llantas.

03-07-2024
  • Autolab

¿Por qué es importante un cambio de aceite?

03-07-2024
  • Autolab

Partes esenciales de tu sistema de frenos

03-07-2024
  • Autolab

Explicación del frenado regenerativo

03-07-2024
  • Autolab

La ciencia de la viscosidad del aceite de motor

03-07-2024