El óxido y la corrosión devoran el carro

12 marzo, 2019

0

COMPARTIR

Podemos pensar que la corrosión de la chapa de nuestro vehículo solamente será un problema si es demasiado antiguo o lo dejamos a la intemperie y abandonado durante años, pero el óxido no se debe solamente al paso del tiempo.

 

El acero es uno de los principales materiales usados en la fabricación de un vehículo porque es resistente, maleable y económico, pero es un elemento que se oxida. Los roces, los golpes, la humedad y la sal del mar pueden hacer que aparezca.

 

Para conocer más sobre nuestro servicio mecánico haz click en:

Autolab.com.co

 

Cómo se produce el óxido

El acero se consigue a partir del mineral de hierro, que suele ser generalmente hierro oxidado al que se le añade un agente reductor y energía para separar el oxígeno y continuar con el procesamiento del metal.

 

El acero es hierro con un 3% de carbono y cuando entra en contacto con agua y aire, se produce la “catálisis”, un proceso donde el agua induce al hierro a unirse con el oxígeno y se produce el óxido.

 

Después de la oxidación viene la corrosión, otro proceso químico que erosiona y carcome las superficies y se va extendiendo por todo el metal hasta destruirlo. Todo este ciclo puede ser más rápido en los carros modernos, porque las láminas de acero de la carrocería son cada vez más delgadas.

 

En dónde aparece el óxido

En la chapa externa aparece fácilmente en áreas donde se acumula humedad y también lo vemos donde la carrocería ya perdió su protección por golpes o rayones en la pintura; en este caso el óxido se irá desplazando por debajo de la capa de pintura, creando unas burbujas que nos indican que la corrosión ya se extendió.

 

El que aparece en la chapa interna es más difícil de observar a simple vista, pues se forma en áreas escondidas como el interior de los guardabarros, bajo las puertas, debajo del carro y cualquier otro rincón oculto.

 

El problema es que normalmente lo vemos cuando ya comienza a aparecer en el exterior y la corrosión está bastante avanzada.

 

El óxido en las partes mecánicas se presenta en zonas como el tubo de escape, donde la humedad lo genera y termina pudriendo las soldaduras y rompiéndolo. También afecta áreas como debajo de la batería (por el derrame del líquido), o detrás del motor, de manera que al momento de hacer un mantenimiento o cambio de piezas, la corrosión puede hacer que se rompan algunos soportes o tornillos, complicando la maniobra.

 

Cómo evitar el óxido

La mejor forma de prevenir la corrosión es realizando revisiones a fondo periódicamente, en especial en aquellos sitios que están ocultos y son propensos al óxido, de manera que si lo encontramos podamos corregir el problema antes de que siga extendiéndose.

 

Otro buen consejo es que el carro no permanezca en la calle y en lo posible que pase la noche en un garaje cubierto; también es beneficioso usarlo con frecuencia para que la humedad se pueda evaporar y el agua que pueda tener dentro de la zona del motor se vaya secando con el movimiento.

 

Para prevenir la corrosión debemos lavar el carro con cierta periodicidad, teniendo especial cuidado en limpiar debajo del vehículo, pues es la zona que más sufre la humedad, el barro y los impactos de arena y grava.

 

Un punto importante para tener en cuenta es reparar cualquier pequeño daño que sufra la carrocería, ya que no es solo una cuestión de estética, sino que los roces y los arañazos son la puerta de entrada al óxido en el carro porque el metal queda expuesto al levantarse la pintura.

 

Por: Adriana Gutiérrez

Podemos pensar que la corrosión de la chapa de nuestro vehículo solamente será un problema si es demasiado antiguo o lo dejamos a la intemperie y abandonado durante años, pero el óxido no se debe solamente al paso del tiempo.

 

El acero es uno de los principales materiales usados en la fabricación de un vehículo porque es resistente, maleable y económico, pero es un elemento que se oxida. Los roces, los golpes, la humedad y la sal del mar pueden hacer que aparezca.

 

Para conocer más sobre nuestro servicio mecánico haz click en:

Autolab.com.co

 

Cómo se produce el óxido

El acero se consigue a partir del mineral de hierro, que suele ser generalmente hierro oxidado al que se le añade un agente reductor y energía para separar el oxígeno y continuar con el procesamiento del metal.

 

El acero es hierro con un 3% de carbono y cuando entra en contacto con agua y aire, se produce la “catálisis”, un proceso donde el agua induce al hierro a unirse con el oxígeno y se produce el óxido.

 

Después de la oxidación viene la corrosión, otro proceso químico que erosiona y carcome las superficies y se va extendiendo por todo el metal hasta destruirlo. Todo este ciclo puede ser más rápido en los carros modernos, porque las láminas de acero de la carrocería son cada vez más delgadas.

 

En dónde aparece el óxido

En la chapa externa aparece fácilmente en áreas donde se acumula humedad y también lo vemos donde la carrocería ya perdió su protección por golpes o rayones en la pintura; en este caso el óxido se irá desplazando por debajo de la capa de pintura, creando unas burbujas que nos indican que la corrosión ya se extendió.

 

El que aparece en la chapa interna es más difícil de observar a simple vista, pues se forma en áreas escondidas como el interior de los guardabarros, bajo las puertas, debajo del carro y cualquier otro rincón oculto.

 

El problema es que normalmente lo vemos cuando ya comienza a aparecer en el exterior y la corrosión está bastante avanzada.

 

El óxido en las partes mecánicas se presenta en zonas como el tubo de escape, donde la humedad lo genera y termina pudriendo las soldaduras y rompiéndolo. También afecta áreas como debajo de la batería (por el derrame del líquido), o detrás del motor, de manera que al momento de hacer un mantenimiento o cambio de piezas, la corrosión puede hacer que se rompan algunos soportes o tornillos, complicando la maniobra.

 

Cómo evitar el óxido

La mejor forma de prevenir la corrosión es realizando revisiones a fondo periódicamente, en especial en aquellos sitios que están ocultos y son propensos al óxido, de manera que si lo encontramos podamos corregir el problema antes de que siga extendiéndose.

 

Otro buen consejo es que el carro no permanezca en la calle y en lo posible que pase la noche en un garaje cubierto; también es beneficioso usarlo con frecuencia para que la humedad se pueda evaporar y el agua que pueda tener dentro de la zona del motor se vaya secando con el movimiento.

 

Para prevenir la corrosión debemos lavar el carro con cierta periodicidad, teniendo especial cuidado en limpiar debajo del vehículo, pues es la zona que más sufre la humedad, el barro y los impactos de arena y grava.

 

Un punto importante para tener en cuenta es reparar cualquier pequeño daño que sufra la carrocería, ya que no es solo una cuestión de estética, sino que los roces y los arañazos son la puerta de entrada al óxido en el carro porque el metal queda expuesto al levantarse la pintura.

 

Por: Adriana Gutiérrez

PEDIR UNA COTIZACIÓN

Tengo un*
Debes seleccionar una marca
modelo*
Debes seleccionar un modelo
año*
Debes seleccionar un año
cilindraje*
Debes seleccionar un cilindraje
y quiero*
Debes seleccionar un servicio

¿Por qué venir a Autolab?

Servicios garantizados

Nuestra garantía cubre todas las partes instaladas y los trabajos realizados en Autolab.

AJUSTADO A TU PRESUPUESTO

Te damos opciones de repuestos y servicios para adaptarnos a tu presupuesto.

INFORMACIÓN PERMANENTE

Nuestros asesores y tecnología te mantendrán al tanto de tu carro y conservarán su historial.

TODOS LOS SERVICIOS

Desde cambio de aceite hasta la reparación de motor, incluyendo latonería y pintura.

SERVICIO DOMICILIO

Recogemos tu carro en el lugar que elijas, lo llevamos al taller y una vez finalizado el trabajo te lo entregamos a domicilio.

¿Por qué venir a Autolab?

Servicios garantizados

Nuestra garantía cubre todas las partes instaladas y los trabajos realizados en Autolab.

Ajustado a tu presupuesto

Te damos opciones de repuestos y servicios para adaptarnos a tu presupuesto.

Información permanente

Nuestros asesores y tecnología te mantendrán al tanto de tu carro y conservarán su historial.

Todos los servicios

Desde cambio de aceite hasta la reparación de motor, incluyendo latonería y pintura.

Servicio domicilio

Recogemos tu carro en el lugar que elijas, lo llevamos al taller y una vez finalizado el trabajo te lo entregamos a domicilio.

Los números hablan por nosotros

12

marcas atendidas

+20.000

carros atendidos

+40.000

trabajos realizados

Marcas que antendemos: