Cómo cuidar la latonería y pintura

4 diciembre, 2015

1

COMPARTIR

El blog de Autolab te trae noticias y tips para tu carro.
Para conocer sobre nuestro taller mecánico haz clic aquí

Esto de tener un carro definitivamente requiere que uno le gaste tiempo y dinero si quiere mantenerlo en buen estado, tanto por imagen como por seguridad y por conservar el valor de la inversión que se hizo, que no es poca!

Hay que estar pendiente de las ruedas, del aceite, del agua, de la gasolina, de los gases que expulsa y de los que no, y por supuesto es importante que se vea bonito y limpio; eso de andar en un carro que parece recién salido de Mad Max tirando mugre por todo lado no se usa.

Y no solo por cuestión de imagen, sino porque acumular suciedad en la pintura del carro puede terminar dañándola y devaluando su valor o en todo caso, obligándonos a darle una manito de esa carísima pintura. Como todas las cosas, con el paso del tiempo la latonería de nuestro carro se va deteriorando por el uso, por el clima, por la contaminación y por mil factores diferentes. De todas formas, hay algunos truquitos para tratar de que la pintura dure más y acá se los voy a enumerar.

1. Una buena lavada semanal, la necesite o no. Yo sé que si uno está un domingo sentado viendo televisión y pasando el guayabo, lo último que quiere es pensar en lavar el carro, que pereza! Pero es necesario que se le haga una limpieza semanal o al menos quincenal porque la suciedad y el polvo que va recogiendo con el uso se acumulan y favorecen el proceso de corrosión, y si pasan más de quince días se va solidificando y cada vez es más difícil de eliminar, con lo que es más fácil que se dañe la pintura. También se debe lavar después de un viaje largo para quitar los mosquitos y la suciedad que se haya acumulado, sobre todo si se ha transitado por zonas sin pavimentar o caminos de tierra.

2. Lavarlo, pero no con lavavajillas o jabón de ropa. Cada cosa sirve para lo suyo, y los detergentes para la ropa dañan la pintura manchándola o decolorándola; además la pintura de la vajilla no es la misma que se usa en el carro y estos productos pueden contener agentes químicos que van deteriorando el barniz del carro. Así que siempre se debe usar un detergente especial para carrocerías de vehículos y también las esponjas y los trapos que se usan deben ser especiales para carros, de manera que no dañen la pintura.

3. Lavarlo en pleno sol. Aunque puede parecer buen plan eso de lavarlo cuando está brillando un sol de justicia, no es recomendable hacerlo porque ese calor impresionante hace que el agua se evapore rápidamente y así se manchan los vidrios y la pintura de carro, especialmente el techo. Lo mismo aplica cuando la lámina está muy caliente, mejor esperar que se enfríe un poco.

4. Ojito con el mar. Es precioso, nos encanta, pero no es muy buen amigo de nuestros carros, así que antes de viajar al mar debemos prepararlo para la experiencia. Lo mejor es aplicarle protectores y ceras para que la salinidad del aire no afecte la pintura y tratar de no andar por la arena con el carro, aparte de que conducir por la playa está prohibido, la arena que se mete por debajo y dentro del vehículo puede generar corrosión. De todas formas, al regresar es mejor verificar que no quede ni una pizca de arena y además es recomendable que después del paseo al mar se le haga un buen lavado de chasis, ya que la salinidad seguirá con su proceso corrosivo si no se lava a conciencia. También es recomendable un pulido a la pintura, por la misma razón.

5. Mantener la distancia, no solo por seguridad. Cuando nos pegamos demasiado al carro de adelante, no solamente corremos más riesgo de sufrir un accidente por no conservar la distancia de seguridad, sino que también nos exponemos a ensuciar más nuestro vehículo, sobre todo si llueve o hay barro, porque el que nos precede lo irá levantando sobre nuestra carrocería. También nos puede caer una piedra que se le enrede en las llantas y se levante a nuestro paso, golpeando nuestro vidrio o la lámina y dejando un “bonito” recuerdo en forma de rayón.

6. Repara los rayones inmediatamente. Por ejemplo la piedrecita del caso anterior que nos deja esa fea marca, o la pintura que se va descascarillando o ese rayoncito contra el pilar del parqueadero; todas esas pequeñas heridas pueden hacer que acabemos con la pintura y la latonería de nuestro carro si no las reparamos inmediatamente, ya que lo que queda expuesto de la lata se va oxidando y al final terminaremos con un daño profundo de la carrocería.

7. Los excrementos de pájaros no le dan suerte al carro. Con el calor siempre estamos buscando estacionarnos a la sombra de los árboles para evitar achicharrarnos cuando volvamos a subirnos, pero corremos el riesgo de que la salvia de los árboles, el polen que desprenden y los pajaritos que están en ellos terminan soltando todo donde menos queremos, es decir, encima de nuestro vehículo. Además de que es difícil de quitar, pueden corroer y manchar la pintura e inclusive tapar los desagües de las puertas y la carrocería.

8. Tampoco lo dejes cociéndose al sol. Son malas noticias, porque ya vimos lo que pasa si lo dejamos bajo el árbol, pero si lo estacionamos al sol es todavía peor pues los rayos solares deterioran la pintura hasta rebajarle el color y mancharla. Lo mejor es dejarlo siempre en un garaje techado, así se protege del sol, de la lluvia y de otros factores que pueden deteriorar la carrocería. Si no tienes más remedio que dejarlo al sol, es mejor usar esos cobertores especiales para carros, o si finalmente tiene que ser debajo del árbol debes limpiar inmediatamente todo lo que le ha caído encima.

9. Limpia inmediatamente cualquier cosa que le caiga encima. Sobre todo si es algún producto químico, o simplemente cualquier cosa que le resbale desde un balcón, porque no sabemos si tiene restos de algo perjudicial para la pintura. Todos los residuos que entren en contacto con la carrocería de nuestro carro pueden dejarnos como regalo una mancha imposible de quitar con el tiempo, así que es mejor limpiar rápidamente.

Con estos consejos, me parezco a mi madre cuando me mandaba a tener mi cuarto limpio y ordenado. Yo creía que era una maniática del aseo, pero ahora considero que fue un buen entrenamiento para mantener mi carro en las mejores condiciones posibles.

Por: Adriana Gutiérrez

El blog de Autolab te trae noticias y tips para tu carro.
Para conocer sobre nuestro taller mecánico haz clic aquí

Esto de tener un carro definitivamente requiere que uno le gaste tiempo y dinero si quiere mantenerlo en buen estado, tanto por imagen como por seguridad y por conservar el valor de la inversión que se hizo, que no es poca!

Hay que estar pendiente de las ruedas, del aceite, del agua, de la gasolina, de los gases que expulsa y de los que no, y por supuesto es importante que se vea bonito y limpio; eso de andar en un carro que parece recién salido de Mad Max tirando mugre por todo lado no se usa.

Y no solo por cuestión de imagen, sino porque acumular suciedad en la pintura del carro puede terminar dañándola y devaluando su valor o en todo caso, obligándonos a darle una manito de esa carísima pintura. Como todas las cosas, con el paso del tiempo la latonería de nuestro carro se va deteriorando por el uso, por el clima, por la contaminación y por mil factores diferentes. De todas formas, hay algunos truquitos para tratar de que la pintura dure más y acá se los voy a enumerar.

1. Una buena lavada semanal, la necesite o no. Yo sé que si uno está un domingo sentado viendo televisión y pasando el guayabo, lo último que quiere es pensar en lavar el carro, que pereza! Pero es necesario que se le haga una limpieza semanal o al menos quincenal porque la suciedad y el polvo que va recogiendo con el uso se acumulan y favorecen el proceso de corrosión, y si pasan más de quince días se va solidificando y cada vez es más difícil de eliminar, con lo que es más fácil que se dañe la pintura. También se debe lavar después de un viaje largo para quitar los mosquitos y la suciedad que se haya acumulado, sobre todo si se ha transitado por zonas sin pavimentar o caminos de tierra.

2. Lavarlo, pero no con lavavajillas o jabón de ropa. Cada cosa sirve para lo suyo, y los detergentes para la ropa dañan la pintura manchándola o decolorándola; además la pintura de la vajilla no es la misma que se usa en el carro y estos productos pueden contener agentes químicos que van deteriorando el barniz del carro. Así que siempre se debe usar un detergente especial para carrocerías de vehículos y también las esponjas y los trapos que se usan deben ser especiales para carros, de manera que no dañen la pintura.

3. Lavarlo en pleno sol. Aunque puede parecer buen plan eso de lavarlo cuando está brillando un sol de justicia, no es recomendable hacerlo porque ese calor impresionante hace que el agua se evapore rápidamente y así se manchan los vidrios y la pintura de carro, especialmente el techo. Lo mismo aplica cuando la lámina está muy caliente, mejor esperar que se enfríe un poco.

4. Ojito con el mar. Es precioso, nos encanta, pero no es muy buen amigo de nuestros carros, así que antes de viajar al mar debemos prepararlo para la experiencia. Lo mejor es aplicarle protectores y ceras para que la salinidad del aire no afecte la pintura y tratar de no andar por la arena con el carro, aparte de que conducir por la playa está prohibido, la arena que se mete por debajo y dentro del vehículo puede generar corrosión. De todas formas, al regresar es mejor verificar que no quede ni una pizca de arena y además es recomendable que después del paseo al mar se le haga un buen lavado de chasis, ya que la salinidad seguirá con su proceso corrosivo si no se lava a conciencia. También es recomendable un pulido a la pintura, por la misma razón.

5. Mantener la distancia, no solo por seguridad. Cuando nos pegamos demasiado al carro de adelante, no solamente corremos más riesgo de sufrir un accidente por no conservar la distancia de seguridad, sino que también nos exponemos a ensuciar más nuestro vehículo, sobre todo si llueve o hay barro, porque el que nos precede lo irá levantando sobre nuestra carrocería. También nos puede caer una piedra que se le enrede en las llantas y se levante a nuestro paso, golpeando nuestro vidrio o la lámina y dejando un “bonito” recuerdo en forma de rayón.

6. Repara los rayones inmediatamente. Por ejemplo la piedrecita del caso anterior que nos deja esa fea marca, o la pintura que se va descascarillando o ese rayoncito contra el pilar del parqueadero; todas esas pequeñas heridas pueden hacer que acabemos con la pintura y la latonería de nuestro carro si no las reparamos inmediatamente, ya que lo que queda expuesto de la lata se va oxidando y al final terminaremos con un daño profundo de la carrocería.

7. Los excrementos de pájaros no le dan suerte al carro. Con el calor siempre estamos buscando estacionarnos a la sombra de los árboles para evitar achicharrarnos cuando volvamos a subirnos, pero corremos el riesgo de que la salvia de los árboles, el polen que desprenden y los pajaritos que están en ellos terminan soltando todo donde menos queremos, es decir, encima de nuestro vehículo. Además de que es difícil de quitar, pueden corroer y manchar la pintura e inclusive tapar los desagües de las puertas y la carrocería.

8. Tampoco lo dejes cociéndose al sol. Son malas noticias, porque ya vimos lo que pasa si lo dejamos bajo el árbol, pero si lo estacionamos al sol es todavía peor pues los rayos solares deterioran la pintura hasta rebajarle el color y mancharla. Lo mejor es dejarlo siempre en un garaje techado, así se protege del sol, de la lluvia y de otros factores que pueden deteriorar la carrocería. Si no tienes más remedio que dejarlo al sol, es mejor usar esos cobertores especiales para carros, o si finalmente tiene que ser debajo del árbol debes limpiar inmediatamente todo lo que le ha caído encima.

9. Limpia inmediatamente cualquier cosa que le caiga encima. Sobre todo si es algún producto químico, o simplemente cualquier cosa que le resbale desde un balcón, porque no sabemos si tiene restos de algo perjudicial para la pintura. Todos los residuos que entren en contacto con la carrocería de nuestro carro pueden dejarnos como regalo una mancha imposible de quitar con el tiempo, así que es mejor limpiar rápidamente.

Con estos consejos, me parezco a mi madre cuando me mandaba a tener mi cuarto limpio y ordenado. Yo creía que era una maniática del aseo, pero ahora considero que fue un buen entrenamiento para mantener mi carro en las mejores condiciones posibles.

Por: Adriana Gutiérrez

PEDIR UNA COTIZACIÓN

Tengo un*
Debes seleccionar una marca
modelo*
Debes seleccionar un modelo
año*
Debes seleccionar un año
cilindraje*
Debes seleccionar un cilindraje
y quiero*
Debes seleccionar un servicio

¿Por qué venir a Autolab?

Servicios garantizados

Nuestra garantía cubre todas las partes instaladas y los trabajos realizados en Autolab.

AJUSTADO A TU PRESUPUESTO

Te damos opciones de repuestos y servicios para adaptarnos a tu presupuesto.

INFORMACIÓN PERMANENTE

Nuestros asesores y tecnología te mantendrán al tanto de tu carro y conservarán su historial.

TODOS LOS SERVICIOS

Desde cambio de aceite hasta la reparación de motor, incluyendo latonería y pintura.

SERVICIO DOMICILIO

Recogemos tu carro en el lugar que elijas, lo llevamos al taller y una vez finalizado el trabajo te lo entregamos a domicilio.

¿Por qué venir a Autolab?

Servicios garantizados

Nuestra garantía cubre todas las partes instaladas y los trabajos realizados en Autolab.

Ajustado a tu presupuesto

Te damos opciones de repuestos y servicios para adaptarnos a tu presupuesto.

Información permanente

Nuestros asesores y tecnología te mantendrán al tanto de tu carro y conservarán su historial.

Todos los servicios

Desde cambio de aceite hasta la reparación de motor, incluyendo latonería y pintura.

Servicio domicilio

Recogemos tu carro en el lugar que elijas, lo llevamos al taller y una vez finalizado el trabajo te lo entregamos a domicilio.

Los números hablan por nosotros

12

marcas atendidas

+20.000

carros atendidos

+40.000

trabajos realizados

Marcas que antendemos: