La reparación de motor consiste en desarmarlo completamente, limpiarlo a fondo, cambiar las piezas que sean necesarias y volverlas a ensamblar a la perfección, se suele hacer sobre los 150.000 o 200.000 kilómetros dependiendo del uso que se le ha dado.

Aunque la única forma real de saber si necesita una reparación de motor es realizando una prueba de fugas de compresión profesional, hay unos síntomas que indican que llegó la hora, como: pérdida repentina de potencia, humo azul por el escape, bujías empapadas de aceite, ruidos anormales, dificultad en el encendido en frío y alto consumo de aceite. Reparación de motor Bogotá.

motor3