Mecánica sin salir de casa


  • Reparamos el
    carro en tu casa

  • Llevamos tu
    carro al taller

sin costo adicional y cubierto
por nuestra póliza de seguros

El mantenimiento, ya sea preventivo o correctivo, es una responsabilidad importante como propietario de un vehículo, además estos procesos nos ayudan a alargar su vida útil o a obtener un buen precio de reventa.

 

Cuando compramos un vehículo los costes de reparaciones tanto en mano de obra como en repuestos deben ser parte de la valoración pre compra, pues posiblemente a largo plazo terminemos pagando más por un vehículo más económico y que resulte más difícil de mantener.

 

El mantenimiento de un vehículo debe ser tanto preventivo como correctivo, el propósito final de los dos es evitar accidentes causados por averías y hacer que nos dure el mayor tiempo posible en las mejores condiciones.

 

Mantenimiento preventivo

Este tipo de mantenimiento consiste en una serie de procesos con los que pretendemos adelantarnos a las posibles averías que pueda tener un vehículo dentro de un tiempo relativamente corto.

 

En el manual del propietario que se entrega con el vehículo vienen señalados los mantenimientos preventivos, tanto en tiempo como en kilómetros recomendados para ese modelo específico.

 

El mantenimiento preventivo se realiza desde que el vehículo comienza su rodaje, que es cuando se están ajustando los rodamientos y las piezas, suele realizarse a los 5.000 kilómetros y es importante para verificar que salió de fábrica en condiciones óptimas.

 

Posteriormente se realizarán una serie de procesos según las pautas marcadas por el fabricante y que nos permitirán que el vehículo permanezca en el mejor estado de funcionamiento posible y se eviten averías.

 

Mantenimiento correctivo

Con este tipo de mantenimiento se busca reparar o sustituir las piezas del vehículo que dejan de funcionar en un momento determinado, o que comienzan a presentar fallos que después pueden convertirse en una avería grave y es necesario que vuelvan a su estado original.

 

Normalmente un mantenimiento correctivo se realiza en aquellas piezas que presentan mayor dificultad para efectuar una revisión sencilla por parte del conductor, ya que por su localización o su complejidad no son fáciles de inspeccionar.

 

En algunas piezas como el alternador, la correa de distribución, los inyectores o la bomba de combustible, por nombrar solamente algunos ejemplos, no podremos saber que tienen una avería hasta que comenzamos a notar diferentes síntomas.

 

El mantenimiento correctivo es necesario porque con el paso del tiempo y los kilómetros recorridos, las piezas se van desgastando, también se dañan si se tiene aparcado sin usar durante un periodo demasiado largo.

 

Otra circunstancia que puede llevarnos a hacer uso de un mantenimiento correctivo son los malos hábitos y la forma de conducir, por ejemplo tener los neumáticos con la presión incorrecta puede afectar también elementos de la suspensión y la dirección, o mantener el pie en el embrague o la mano en la palanca de cambios cuando es innecesario puede acortar la vida útil de esas piezas y algunas más.

 

Una consideración importante es que si se realiza un mantenimiento preventivo adecuado, se tiene que recurrir menos al correctivo, por eso es necesario que se siga el plan marcado por el fabricante.

 

Por. Adriana Gutiérrez

El mantenimiento, ya sea preventivo o correctivo, es una responsabilidad importante como propietario de un vehículo, además estos procesos nos ayudan a alargar su vida útil o a obtener un buen precio de reventa.

 

Cuando compramos un vehículo los costes de reparaciones tanto en mano de obra como en repuestos deben ser parte de la valoración pre compra, pues posiblemente a largo plazo terminemos pagando más por un vehículo más económico y que resulte más difícil de mantener.

 

El mantenimiento de un vehículo debe ser tanto preventivo como correctivo, el propósito final de los dos es evitar accidentes causados por averías y hacer que nos dure el mayor tiempo posible en las mejores condiciones.

 

Mantenimiento preventivo

Este tipo de mantenimiento consiste en una serie de procesos con los que pretendemos adelantarnos a las posibles averías que pueda tener un vehículo dentro de un tiempo relativamente corto.

 

En el manual del propietario que se entrega con el vehículo vienen señalados los mantenimientos preventivos, tanto en tiempo como en kilómetros recomendados para ese modelo específico.

 

El mantenimiento preventivo se realiza desde que el vehículo comienza su rodaje, que es cuando se están ajustando los rodamientos y las piezas, suele realizarse a los 5.000 kilómetros y es importante para verificar que salió de fábrica en condiciones óptimas.

 

Posteriormente se realizarán una serie de procesos según las pautas marcadas por el fabricante y que nos permitirán que el vehículo permanezca en el mejor estado de funcionamiento posible y se eviten averías.

 

Mantenimiento correctivo

Con este tipo de mantenimiento se busca reparar o sustituir las piezas del vehículo que dejan de funcionar en un momento determinado, o que comienzan a presentar fallos que después pueden convertirse en una avería grave y es necesario que vuelvan a su estado original.

 

Normalmente un mantenimiento correctivo se realiza en aquellas piezas que presentan mayor dificultad para efectuar una revisión sencilla por parte del conductor, ya que por su localización o su complejidad no son fáciles de inspeccionar.

 

En algunas piezas como el alternador, la correa de distribución, los inyectores o la bomba de combustible, por nombrar solamente algunos ejemplos, no podremos saber que tienen una avería hasta que comenzamos a notar diferentes síntomas.

 

El mantenimiento correctivo es necesario porque con el paso del tiempo y los kilómetros recorridos, las piezas se van desgastando, también se dañan si se tiene aparcado sin usar durante un periodo demasiado largo.

 

Otra circunstancia que puede llevarnos a hacer uso de un mantenimiento correctivo son los malos hábitos y la forma de conducir, por ejemplo tener los neumáticos con la presión incorrecta puede afectar también elementos de la suspensión y la dirección, o mantener el pie en el embrague o la mano en la palanca de cambios cuando es innecesario puede acortar la vida útil de esas piezas y algunas más.

 

Una consideración importante es que si se realiza un mantenimiento preventivo adecuado, se tiene que recurrir menos al correctivo, por eso es necesario que se siga el plan marcado por el fabricante.

 

Por. Adriana Gutiérrez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COTIZA y RESERVA

al instante

  • Precios inmediatos
  • Carro desinfectado
  • Agenda domicilio

COTIZA y RESERVA

al instante

  • Precios inmediatos
  • Carro desinfectado
  • Agenda domicilio

Marcas que antendemos

Los números hablan por nosotros

12

MARCAS
ATENDIDAS

+20.000

CARROS ATENDIDOS

+40.000

TRABAJOS REALIZADOS