Cómo saber si tienes fugas en el aire acondicionado | Autolab Cómo saber si tienes fugas en el aire acondicionado

El aire acondicionado es importante para la seguridad del conductor, su utilización permite regular la temperatura y la humedad en el habitáculo y así ayudar a disminuir la fatiga que produce el calor o el agarrotamiento por el frío, también se usa para desempañar los parabrisas.

 

En los vehículos el aire acondicionado es un circuito cerrado por el que circula el refrigerante y su aceite que son accionados por el compresor, en principio este sistema no debería necesitar nunca una recarga de gas, pero debido al movimiento que se produce con el carro avanzando por diferentes vías, suelen producirse pequeñas fugas.

 

Lo ideal sería localizar la fuga del aire acondicionado antes de realizar la recarga, teniendo en cuenta también que existe la posibilidad que con el paso del tiempo las tuberías estén porosas y por eso se pierde el gas.

 

Cómo saber si tengo una fuga

Sabremos que tenemos un problema del aire acondicionado cuando no logra reducir la temperatura en el interior del vehículo, o notaremos un olor desagradable. Normalmente el problema será por una fuga, de lo contrario habrá que mirar el filtro anti polen, el sistema eléctrico o el compresor.

 

También es probable que encontremos aceite cerca de los acoples que conectan el tubo del refrigerante con el compresor, porque el gas se mezcla con el lubricante.

 

Cómo detectar las fugas

El gas que se utiliza en el circuito del aire acondicionado es inodoro y transparente, por eso es difícil localizar una fuga a simple vista y se necesitan ciertos equipos para detectarlas.

 

Colorante. La primera forma que se usa para buscar fugas es agregando un colorante fluorescente como agente de contraste, de manera que manche la zona por la que se produce la pérdida de refrigerante.

 

Después, con ayuda de unas gafas amarillas y la proyección de luz ultravioleta por los conductos se buscará una mancha verdosa que indica el lugar de la fuga. Este método no sirve para microfugas.

 

Detector electrónico. Es un dispositivo con una sonda de sensibilidad regulable que permite detectar pérdidas muy pequeñas, el método consiste en acercar la sonda a las zonas donde se puede presentar la fuga y esperar una señal que puede ser acústica, luminosa o visual.

 

Detector ultrasónico. Estos aparatos son más recientes y detectan las fugas por ondas de sonido, van pasando el detector por los conductos hasta oír el escape del gas. Para que este método funcione el sistema debe estar presurizado y el área de trabajo tiene que estar en completo silencio.

 

Reparar las fugas

Una vez localizada la fuga en el aire acondicionado, se puede reparar con selladores tapa fugas en el sistema, pero solamente se recomiendan en caso de microfugas.

 

Por lo general son productos que se introducen en el circuito de baja presión mientras tenemos encendido el aire, después será necesario completar la carga de gas refrigerante.

 

El método más seguro para arreglar la fuga será sustituir la pieza dañada, en este caso se debe vaciar el circuito, cambiar la pieza y realizar el proceso de vacío y carga con el gas refrigerante.

 

Por. Adriana Gutiérrez

El aire acondicionado es importante para la seguridad del conductor, su utilización permite regular la temperatura y la humedad en el habitáculo y así ayudar a disminuir la fatiga que produce el calor o el agarrotamiento por el frío, también se usa para desempañar los parabrisas.

 

En los vehículos el aire acondicionado es un circuito cerrado por el que circula el refrigerante y su aceite que son accionados por el compresor, en principio este sistema no debería necesitar nunca una recarga de gas, pero debido al movimiento que se produce con el carro avanzando por diferentes vías, suelen producirse pequeñas fugas.

 

Lo ideal sería localizar la fuga del aire acondicionado antes de realizar la recarga, teniendo en cuenta también que existe la posibilidad que con el paso del tiempo las tuberías estén porosas y por eso se pierde el gas.

 

Cómo saber si tengo una fuga

Sabremos que tenemos un problema del aire acondicionado cuando no logra reducir la temperatura en el interior del vehículo, o notaremos un olor desagradable. Normalmente el problema será por una fuga, de lo contrario habrá que mirar el filtro anti polen, el sistema eléctrico o el compresor.

 

También es probable que encontremos aceite cerca de los acoples que conectan el tubo del refrigerante con el compresor, porque el gas se mezcla con el lubricante.

 

Cómo detectar las fugas

El gas que se utiliza en el circuito del aire acondicionado es inodoro y transparente, por eso es difícil localizar una fuga a simple vista y se necesitan ciertos equipos para detectarlas.

 

Colorante. La primera forma que se usa para buscar fugas es agregando un colorante fluorescente como agente de contraste, de manera que manche la zona por la que se produce la pérdida de refrigerante.

 

Después, con ayuda de unas gafas amarillas y la proyección de luz ultravioleta por los conductos se buscará una mancha verdosa que indica el lugar de la fuga. Este método no sirve para microfugas.

 

Detector electrónico. Es un dispositivo con una sonda de sensibilidad regulable que permite detectar pérdidas muy pequeñas, el método consiste en acercar la sonda a las zonas donde se puede presentar la fuga y esperar una señal que puede ser acústica, luminosa o visual.

 

Detector ultrasónico. Estos aparatos son más recientes y detectan las fugas por ondas de sonido, van pasando el detector por los conductos hasta oír el escape del gas. Para que este método funcione el sistema debe estar presurizado y el área de trabajo tiene que estar en completo silencio.

 

Reparar las fugas

Una vez localizada la fuga en el aire acondicionado, se puede reparar con selladores tapa fugas en el sistema, pero solamente se recomiendan en caso de microfugas.

 

Por lo general son productos que se introducen en el circuito de baja presión mientras tenemos encendido el aire, después será necesario completar la carga de gas refrigerante.

 

El método más seguro para arreglar la fuga será sustituir la pieza dañada, en este caso se debe vaciar el circuito, cambiar la pieza y realizar el proceso de vacío y carga con el gas refrigerante.

 

Por. Adriana Gutiérrez

PEDIR UNA COTIZACIÓN

Tengo un*
Debes seleccionar una marca
Modelo*
Debes seleccionar un modelo
Año*
Debes seleccionar un año
Y quiero*
Debes seleccionar al menos un servicio

PEDIR UNA COTIZACION

Uno de nuestros asesores se comunicará contigo para ofrecerte información y precio de nuestros servicios mecánicos.

Tengo un*
Debes seleccionar una marca
Modelo*
Debes seleccionar un modelo
Año*
Debes seleccionar un año
Y quiero*
Debes seleccionar al menos un servicio

Marcas que antendemos:

Los números hablan por nosotros

12

MARCAS
ATENDIDAS

+20.000

CARROS ATENDIDOS

+40.000

TRABAJOS REALIZADOS