Problemas del sistema de refrigeración | Autolab Problemas del sistema de refrigeración

Como explicamos en el artículo “En qué consiste el sistema de refrigeración”, su desempeño es vital para el funcionamiento del motor, ya que se encarga de enfriar las altísimas temperaturas que alcanza en la combustión para evitar que se funda completamente.

 

 

Un motor recalentado puede ocasionar averías tan caras como una junta de la culata quemada o la pérdida total del motor, por otra parte si no alcanza su temperatura de funcionamiento puede tener mayor desgaste en sus piezas y se incrementarán los consumos de combustible y aceite.

 

Para que la mecánica de nuestro vehículo dure el mayor tiempo posible es importante que pongamos atención al sistema de refrigeración, además nos ahorraremos pagar por algunas de las averías más costosas con las que nos podemos encontrar.

 

Problemas del sistema de refrigeración

  • Fugas de refrigerante. Se pueden presentar fugas en la bomba de agua, en alguna unión, en el eje, en el radiador, en las juntas o en alguna manguera, esto ocasionará un recalentamiento del motor.

 

  • Pérdida de refrigerante. Además de las fugas, se puede perder refrigerante debido a un problema en la culata, lo que hará que el motor consuma todo el líquido en poco tiempo, una avería bastante grave.

 

  • Termostato. Un termostato dañado puede quedarse cerrado y hacer que se recaliente el motor porque el refrigerante no podrá circular de manera adecuada por los conductos, un síntoma del termostato dañado serán fluctuaciones de temperatura o un aumento importante del consumo de combustible.

 

  • Aumento de temperatura. Hay varios factores que pueden hacer que se eleve la temperatura del motor, puede ser un radiador tapado, los conductos obstruidos o una correa del ventilador cortada o suelta.

 

  • Mezcla de refrigerante o aceite. El sistema de refrigeración puede tener problemas si la junta de la culata no aísla bien la cámara de combustión, puede ser por perforaciones en el bloque motor o porque las camisas de los cilindros tienen fallos, de manera que se mezclan y el motor puede terminar consumiendo refrigerante hasta dañarse.

 

  • Fallos en la bomba de agua. Pueden tener fugas y perder refrigerante o también es posible que las paletas de la bomba estén deterioradas y no muevan el líquido.

 

  • Fallos del ventilador. Es común que falle el termocontacto del ventilador, haciendo que deje de funcionar y que el motor se caliente, también es posible que alguna de sus aspas se rompa y la refrigeración deje de ser adecuada, en este caso notaremos ruidos y vibraciones.

 

Prevenir problemas por el sistema de refrigeración

Para evitar que algunas piezas importantes de nuestro vehículo, incluyendo el motor, terminen averiadas por un fallo en la refrigeración, es importante que tengamos algunos cuidados básicos:

 

  • Temperatura motor. Debemos estar atentos a la temperatura de motor que nos marca el tablero de instrumentos, cuando vemos que la aguja sube e incluso comienza a salir vapor por el capó, es síntoma de problemas con la refrigeración.

 

  • Fugas. Cada cierto tiempo y especialmente antes de salir de vacaciones, debemos realizar una revisión que nos permita detectar fallas o fugas en alguno de sus componentes.

 

  • Líquido refrigerante. Es importante comprobar el nivel de agua o refrigerante, ya que descienden por la evaporación y por el aumento de trabajo del motor en atascos o en clima cálido.

 

  • Radiador. Es prudente para el mantenimiento del motor mantener el radiador limpio y en buen estado, debemos vigilar que la rejilla del ventilador permita la circulación normal del aire.

 

Con estos consejos podremos mantener el sistema de refrigeración en un modo óptimo de funcionamiento, además cuidaremos el motor y alargaremos la vida útil de nuestro vehículo.

 

Por. Adriana Gutiérrez

Como explicamos en el artículo “En qué consiste el sistema de refrigeración”, su desempeño es vital para el funcionamiento del motor, ya que se encarga de enfriar las altísimas temperaturas que alcanza en la combustión para evitar que se funda completamente.

 

 

Un motor recalentado puede ocasionar averías tan caras como una junta de la culata quemada o la pérdida total del motor, por otra parte si no alcanza su temperatura de funcionamiento puede tener mayor desgaste en sus piezas y se incrementarán los consumos de combustible y aceite.

 

Para que la mecánica de nuestro vehículo dure el mayor tiempo posible es importante que pongamos atención al sistema de refrigeración, además nos ahorraremos pagar por algunas de las averías más costosas con las que nos podemos encontrar.

 

Problemas del sistema de refrigeración

  • Fugas de refrigerante. Se pueden presentar fugas en la bomba de agua, en alguna unión, en el eje, en el radiador, en las juntas o en alguna manguera, esto ocasionará un recalentamiento del motor.

 

  • Pérdida de refrigerante. Además de las fugas, se puede perder refrigerante debido a un problema en la culata, lo que hará que el motor consuma todo el líquido en poco tiempo, una avería bastante grave.

 

  • Termostato. Un termostato dañado puede quedarse cerrado y hacer que se recaliente el motor porque el refrigerante no podrá circular de manera adecuada por los conductos, un síntoma del termostato dañado serán fluctuaciones de temperatura o un aumento importante del consumo de combustible.

 

  • Aumento de temperatura. Hay varios factores que pueden hacer que se eleve la temperatura del motor, puede ser un radiador tapado, los conductos obstruidos o una correa del ventilador cortada o suelta.

 

  • Mezcla de refrigerante o aceite. El sistema de refrigeración puede tener problemas si la junta de la culata no aísla bien la cámara de combustión, puede ser por perforaciones en el bloque motor o porque las camisas de los cilindros tienen fallos, de manera que se mezclan y el motor puede terminar consumiendo refrigerante hasta dañarse.

 

  • Fallos en la bomba de agua. Pueden tener fugas y perder refrigerante o también es posible que las paletas de la bomba estén deterioradas y no muevan el líquido.

 

  • Fallos del ventilador. Es común que falle el termocontacto del ventilador, haciendo que deje de funcionar y que el motor se caliente, también es posible que alguna de sus aspas se rompa y la refrigeración deje de ser adecuada, en este caso notaremos ruidos y vibraciones.

 

Prevenir problemas por el sistema de refrigeración

Para evitar que algunas piezas importantes de nuestro vehículo, incluyendo el motor, terminen averiadas por un fallo en la refrigeración, es importante que tengamos algunos cuidados básicos:

 

  • Temperatura motor. Debemos estar atentos a la temperatura de motor que nos marca el tablero de instrumentos, cuando vemos que la aguja sube e incluso comienza a salir vapor por el capó, es síntoma de problemas con la refrigeración.

 

  • Fugas. Cada cierto tiempo y especialmente antes de salir de vacaciones, debemos realizar una revisión que nos permita detectar fallas o fugas en alguno de sus componentes.

 

  • Líquido refrigerante. Es importante comprobar el nivel de agua o refrigerante, ya que descienden por la evaporación y por el aumento de trabajo del motor en atascos o en clima cálido.

 

  • Radiador. Es prudente para el mantenimiento del motor mantener el radiador limpio y en buen estado, debemos vigilar que la rejilla del ventilador permita la circulación normal del aire.

 

Con estos consejos podremos mantener el sistema de refrigeración en un modo óptimo de funcionamiento, además cuidaremos el motor y alargaremos la vida útil de nuestro vehículo.

 

Por. Adriana Gutiérrez

PEDIR UNA COTIZACIÓN

Tengo un*
Debes seleccionar una marca
Modelo*
Debes seleccionar un modelo
Año*
Debes seleccionar un año
Y quiero*
Debes seleccionar al menos un servicio

PEDIR UNA COTIZACION

Uno de nuestros asesores se comunicará contigo para ofrecerte información y precio de nuestros servicios mecánicos.

Tengo un*
Debes seleccionar una marca
Modelo*
Debes seleccionar un modelo
Año*
Debes seleccionar un año
Y quiero*
Debes seleccionar al menos un servicio

Marcas que antendemos:

Los números hablan por nosotros

12

MARCAS
ATENDIDAS

+20.000

CARROS ATENDIDOS

+40.000

TRABAJOS REALIZADOS