Mecánica sin salir de casa


  • Reparamos el
    carro en tu casa

  • Llevamos tu
    carro al taller

sin costo adicional y cubierto
por nuestra póliza de seguros

Hoy en día la realidad se parece cada vez más a la ciencia ficción, continuamente tecnologías radicales que pensamos sólo ocurrían en películas, son de muy fácil acceso: teléfonos inteligentes, drones, entre otros; y ahora nos toca vivir una época de revolución en la fabricación de productos, servicios y procesos. Estamos en el momento de la fabricación aditiva o mejor conocida como impresión 3D.

¿Recuerdan el replicador de “Viaje a las Estrellas”?

Quizás no has escuchado mucho sobre los avances en esta tecnología, pero han sido muchos y con un gran impacto en la ciencia. Imagina, imprimir comida ya no es una locura, la Nasa invirtió en el desarrollo de una impresora 3D que permita a los astronautas, en el espacio, imprimir la comida según el menú que deseen.

También en la medicina los adelantos han sido extraordinarios, la Universidad de Princeton ha desarrollado un oído 3D, que permite “escuchar” frecuencias más allá de las que actualmente nuestro oído está capacitado para escuchar. Asimismo, ya existen prótesis de distintos tipos, y hasta corazones.

Y por supuesto, la innovación en esta tecnología no podía quedarse atrás en el área automotriz. ¿Qué ensambladora de vehículos no querría desarrollar piezas más resistentes y menos pesadas? Obvio, no Ferrari, quien, asociado con los italianos Magneti Marelli, una empresa dedicada al diseño y producción de sistemas y componentes de alta tecnología para el sector automotriz, está preparando a su equipo de F1 para la temporada 2017. Ferrari, utilizó la tecnología de impresión 3D para crear un nuevo pistón más fuerte, hecho de aleación de acero, capaz de resistir la alta presión y altas temperaturas que se pueden alcanzar con los avances en el sistema de Turbulent Jet Ignition.

Pistones en 3D de Ferrari

Ferrari ensaya pistones impresos en 3D para favorecer su motor de F1.                Lee más aquí

Parece que la tecnología aditiva ha avanzado más allá de la creación de prototipos, el gran fabricante Caterpillar ha firmado un acuerdo para crear piezas de aluminio y titanio en impresoras 3D. Esto demuestra que se recibió esta tecnología en el área de equipos pesados de construcción, con bombos y platillos.

Pero, ¿Sí será posible crear maquinaria pesada a través de la impresión 3D? Bueno, si te pasas por las Vegas, Nevada, podrás conocer el primer excavador impreso en 3D del Oak Ridge National Laboratory (ORNL) en CONEXPO-CON / AGG 2017. Una excavadora accionada hidráulicamente para demostrar los avances que han ocurrido en energía fluida. El boom de 7 pies de largo y 400 libras de la excavadora fue impreso en 3D de acero de bajo costo con canales incorporados para componentes de energía hidráulica, mientras que la cabina fue impresa a partir de plástico ABS reforzado con fibra de carbono y el intercambiador de calor de 13 libras se imprimió a partir de aluminio.

Ese proyecto dio un gran salto adelante con la reciente impresión de un prototipo que aprovechó las tecnologías de fabricación de aditivos a gran escala y explora aún más la viabilidad de la impresión con aleaciones metálicas.

En el área automotriz, muy pronto, no habrá necesidad de tener recambios en stock de todos los componentes. Bastará con conocer la parte del repuesto que se debe sustituir para crearla a través de una impresora 3D.

La impresión 3D inicialmente no viene a fabricar todo, el trabajo de esta tecnología es producir aquello que no puede hacerse de ninguna otra manera, como por ejemplo en el campo de la medicina y las prótesis, porque permite lucir la personalización extrema que facilita este tipo de máquinas al momento de ofrecer una solución lo suficientemente ajustada, en este caso a un paciente.

Sin embargo, según los expertos, con la impresión 3D, se podrá imprimir el mundo. Con esta forma de fabricación se convertirá al consumidor en “prosumidor” o prosumer en inglés (a la vez productor y consumidor) que fabricará sus propios objetos personalizados según sus necesidades. Esto acabará transformando los procesos productivos tradicionales y la relación de las industrias con los consumidores.

La universalización de las impresoras 3D marcará el comienzo de la cuarta revolución industrial.

Fascinante ¿no?  Lo que algunos pensábamos que era solo ciencia ficción, al día de hoy es algo real.

 

Hoy en día la realidad se parece cada vez más a la ciencia ficción, continuamente tecnologías radicales que pensamos sólo ocurrían en películas, son de muy fácil acceso: teléfonos inteligentes, drones, entre otros; y ahora nos toca vivir una época de revolución en la fabricación de productos, servicios y procesos. Estamos en el momento de la fabricación aditiva o mejor conocida como impresión 3D.

¿Recuerdan el replicador de “Viaje a las Estrellas”?

Quizás no has escuchado mucho sobre los avances en esta tecnología, pero han sido muchos y con un gran impacto en la ciencia. Imagina, imprimir comida ya no es una locura, la Nasa invirtió en el desarrollo de una impresora 3D que permita a los astronautas, en el espacio, imprimir la comida según el menú que deseen.

También en la medicina los adelantos han sido extraordinarios, la Universidad de Princeton ha desarrollado un oído 3D, que permite “escuchar” frecuencias más allá de las que actualmente nuestro oído está capacitado para escuchar. Asimismo, ya existen prótesis de distintos tipos, y hasta corazones.

Y por supuesto, la innovación en esta tecnología no podía quedarse atrás en el área automotriz. ¿Qué ensambladora de vehículos no querría desarrollar piezas más resistentes y menos pesadas? Obvio, no Ferrari, quien, asociado con los italianos Magneti Marelli, una empresa dedicada al diseño y producción de sistemas y componentes de alta tecnología para el sector automotriz, está preparando a su equipo de F1 para la temporada 2017. Ferrari, utilizó la tecnología de impresión 3D para crear un nuevo pistón más fuerte, hecho de aleación de acero, capaz de resistir la alta presión y altas temperaturas que se pueden alcanzar con los avances en el sistema de Turbulent Jet Ignition.

Pistones en 3D de Ferrari

Ferrari ensaya pistones impresos en 3D para favorecer su motor de F1.                Lee más aquí

Parece que la tecnología aditiva ha avanzado más allá de la creación de prototipos, el gran fabricante Caterpillar ha firmado un acuerdo para crear piezas de aluminio y titanio en impresoras 3D. Esto demuestra que se recibió esta tecnología en el área de equipos pesados de construcción, con bombos y platillos.

Pero, ¿Sí será posible crear maquinaria pesada a través de la impresión 3D? Bueno, si te pasas por las Vegas, Nevada, podrás conocer el primer excavador impreso en 3D del Oak Ridge National Laboratory (ORNL) en CONEXPO-CON / AGG 2017. Una excavadora accionada hidráulicamente para demostrar los avances que han ocurrido en energía fluida. El boom de 7 pies de largo y 400 libras de la excavadora fue impreso en 3D de acero de bajo costo con canales incorporados para componentes de energía hidráulica, mientras que la cabina fue impresa a partir de plástico ABS reforzado con fibra de carbono y el intercambiador de calor de 13 libras se imprimió a partir de aluminio.

Ese proyecto dio un gran salto adelante con la reciente impresión de un prototipo que aprovechó las tecnologías de fabricación de aditivos a gran escala y explora aún más la viabilidad de la impresión con aleaciones metálicas.

En el área automotriz, muy pronto, no habrá necesidad de tener recambios en stock de todos los componentes. Bastará con conocer la parte del repuesto que se debe sustituir para crearla a través de una impresora 3D.

La impresión 3D inicialmente no viene a fabricar todo, el trabajo de esta tecnología es producir aquello que no puede hacerse de ninguna otra manera, como por ejemplo en el campo de la medicina y las prótesis, porque permite lucir la personalización extrema que facilita este tipo de máquinas al momento de ofrecer una solución lo suficientemente ajustada, en este caso a un paciente.

Sin embargo, según los expertos, con la impresión 3D, se podrá imprimir el mundo. Con esta forma de fabricación se convertirá al consumidor en “prosumidor” o prosumer en inglés (a la vez productor y consumidor) que fabricará sus propios objetos personalizados según sus necesidades. Esto acabará transformando los procesos productivos tradicionales y la relación de las industrias con los consumidores.

La universalización de las impresoras 3D marcará el comienzo de la cuarta revolución industrial.

Fascinante ¿no?  Lo que algunos pensábamos que era solo ciencia ficción, al día de hoy es algo real.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COTIZA y RESERVA

al instante

  • Precios inmediatos
  • Carro desinfectado
  • Agenda domicilio

COTIZA y RESERVA

al instante

  • Precios inmediatos
  • Carro desinfectado
  • Agenda domicilio

Marcas que antendemos

Los números hablan por nosotros

12

MARCAS
ATENDIDAS

+20.000

CARROS ATENDIDOS

+40.000

TRABAJOS REALIZADOS