Los tipos de amortiguadores que puede llevar tu carro | Autolab Los tipos de amortiguadores que puede llevar tu carro

PREVÉN EL VIRUS CON EL SERVICIO A DOMICILIO

Tu salud es nuestra prioridad. Puedes reparar tu carro sin salir de tu casa. Recogemos y entregamos tu vehículo en casa después de desinfectarlo con todas las medidas de seguridad.

Los amortiguadores son claves para la estabilidad y por lo tanto para la seguridad del vehículo, tienen como función absorber las irregularidades de la vía, ayudar en el control de la dirección, influir en la adherencia de las llantas, la estabilidad y la frenada, además de ofrecer la altura óptima del automóvil.

 

Todos los amortiguadores que se usan actualmente son dispositivos hidráulicos sensibles a la velocidad, de manera que entre más rápido se mueve la suspensión, más resistencia proporciona el amortiguador.

 

Básicamente los amortiguadores consisten en un eje cromado con un tubo de acero exterior llamado tubo de reserva y uno interior conocido como tubo de compresión. En los extremos hay un eje de acero que se ancla al vehículo y por el otro lado un pistón que se desplaza a lo largo del tubo.

 

Tipos de amortiguadores

  • Hidráulicos:

Son los más sencillos, consisten en un cilindro que contiene un pistón y un lubricante que pasa por los orificios de un lado a otro del pistón en unos pasos calibrados de apertura diferenciada, así el amortiguador consigue el grado de flexibilidad o rigidez necesaria según la situación.

 

Los hidráulicos no necesitan mantenimiento y la fuerza amortiguadora aumenta cuando se incrementa la presión, además su coste de fabricación es muy competitivo, aunque su vida útil es más limitada y pierde prestaciones con el uso.

 

  • Hidráulicos con válvulas:

Funciona igual que los hidráulicos, pero cambia los agujeros del pistón por válvulas para la función de paso del lubricante cuando se ejerce presión. Estos amortiguadores hacen que la conducción sea más suave y más eficiente.

 

  • De doble tubo:

Son los que más se utilizan actualmente, pueden funcionar solo con aceite (no presurizados) o con aceite y gas (presurizados). Tienen un tubo interior de trabajo y uno exterior de reserva donde se almacena el exceso de fluido hidráulico.

 

El cilindro y el pistón se encuentran en el tubo interior, donde también hay una válvula y otra en la base del amortiguador. El pistón hace que el aceite pase por el cilindro y luego hacia una cámara mayor gracias a las válvulas, los presurizados tienen un gas que ayuda a obtener mejor rendimiento y más comodidad.

 

  • Monotubo:

Tiene dos cámaras, una con aceite y la otra con gas a presión separadas por un pistón flotante, de esta manera el volumen de aire de la cámara será variable en función a la presión que se ejerza.

 

Este tipo de amortiguador se usa en vehículos de altas prestaciones y de competición, aunque su uso se va extendiendo por su mayor eficiencia, una vida útil más larga, amortigua bien incluso con pequeñas vibraciones de alta frecuencia y se pueden montar en cualquier posición.

 

Como desventajas es que son más costosos, el sistema de válvulas es más complejo, necesita más espacio para montarse y la fuerza que ejercen puede provocar variaciones en la altura de la suspensión.

 

  • Regulables en dureza:

 Permite regular la dureza de la amortiguación según las necesidades del conductor en diferentes tipos de terreno, de manera que puede modificar el flujo de aceite gracias a una rosca que amplia o disminuye el diámetro del orificio por el que pasa el lubricante.

 

  • Regulables en suspensión:

El conductor puede regular la altura y la distancia que existe entre la carrocería con respecto a la carretera, así se modifica la aerodinámica y el centro de gravedad del vehículo dependiendo del tipo de carretera por la que circula.

 

  • Reológico:

Utilizan un fluido que contiene un 40% de partículas metálicas, al magnetizarse con la aplicación de corriente modifican la viscosidad del aceite haciéndolo más espeso y por lo tanto endureciendo la suspensión.

 

  • De frecuencia selectiva:

Los amortiguadores se endurecen según las necesidades de la carretera, tienen una válvula dentro del pistón que forma parte de un conducto secundario y se encarga de cerrar el paso del aceite cuando hay grandes presiones, de esta manera se endurece la amortiguación.

 

Por. Adriana Gutiérrez

Los amortiguadores son claves para la estabilidad y por lo tanto para la seguridad del vehículo, tienen como función absorber las irregularidades de la vía, ayudar en el control de la dirección, influir en la adherencia de las llantas, la estabilidad y la frenada, además de ofrecer la altura óptima del automóvil.

 

Todos los amortiguadores que se usan actualmente son dispositivos hidráulicos sensibles a la velocidad, de manera que entre más rápido se mueve la suspensión, más resistencia proporciona el amortiguador.

 

Básicamente los amortiguadores consisten en un eje cromado con un tubo de acero exterior llamado tubo de reserva y uno interior conocido como tubo de compresión. En los extremos hay un eje de acero que se ancla al vehículo y por el otro lado un pistón que se desplaza a lo largo del tubo.

 

Tipos de amortiguadores

  • Hidráulicos:

Son los más sencillos, consisten en un cilindro que contiene un pistón y un lubricante que pasa por los orificios de un lado a otro del pistón en unos pasos calibrados de apertura diferenciada, así el amortiguador consigue el grado de flexibilidad o rigidez necesaria según la situación.

 

Los hidráulicos no necesitan mantenimiento y la fuerza amortiguadora aumenta cuando se incrementa la presión, además su coste de fabricación es muy competitivo, aunque su vida útil es más limitada y pierde prestaciones con el uso.

 

  • Hidráulicos con válvulas:

Funciona igual que los hidráulicos, pero cambia los agujeros del pistón por válvulas para la función de paso del lubricante cuando se ejerce presión. Estos amortiguadores hacen que la conducción sea más suave y más eficiente.

 

  • De doble tubo:

Son los que más se utilizan actualmente, pueden funcionar solo con aceite (no presurizados) o con aceite y gas (presurizados). Tienen un tubo interior de trabajo y uno exterior de reserva donde se almacena el exceso de fluido hidráulico.

 

El cilindro y el pistón se encuentran en el tubo interior, donde también hay una válvula y otra en la base del amortiguador. El pistón hace que el aceite pase por el cilindro y luego hacia una cámara mayor gracias a las válvulas, los presurizados tienen un gas que ayuda a obtener mejor rendimiento y más comodidad.

 

  • Monotubo:

Tiene dos cámaras, una con aceite y la otra con gas a presión separadas por un pistón flotante, de esta manera el volumen de aire de la cámara será variable en función a la presión que se ejerza.

 

Este tipo de amortiguador se usa en vehículos de altas prestaciones y de competición, aunque su uso se va extendiendo por su mayor eficiencia, una vida útil más larga, amortigua bien incluso con pequeñas vibraciones de alta frecuencia y se pueden montar en cualquier posición.

 

Como desventajas es que son más costosos, el sistema de válvulas es más complejo, necesita más espacio para montarse y la fuerza que ejercen puede provocar variaciones en la altura de la suspensión.

 

  • Regulables en dureza:

 Permite regular la dureza de la amortiguación según las necesidades del conductor en diferentes tipos de terreno, de manera que puede modificar el flujo de aceite gracias a una rosca que amplia o disminuye el diámetro del orificio por el que pasa el lubricante.

 

  • Regulables en suspensión:

El conductor puede regular la altura y la distancia que existe entre la carrocería con respecto a la carretera, así se modifica la aerodinámica y el centro de gravedad del vehículo dependiendo del tipo de carretera por la que circula.

 

  • Reológico:

Utilizan un fluido que contiene un 40% de partículas metálicas, al magnetizarse con la aplicación de corriente modifican la viscosidad del aceite haciéndolo más espeso y por lo tanto endureciendo la suspensión.

 

  • De frecuencia selectiva:

Los amortiguadores se endurecen según las necesidades de la carretera, tienen una válvula dentro del pistón que forma parte de un conducto secundario y se encarga de cerrar el paso del aceite cuando hay grandes presiones, de esta manera se endurece la amortiguación.

 

Por. Adriana Gutiérrez

PEDIR UNA COTIZACIÓN

Tengo un*
Debes seleccionar una marca
Modelo*
Debes seleccionar un modelo
Año*
Debes seleccionar un año
Y quiero*
Debes seleccionar al menos un servicio

PEDIR UNA COTIZACION

Uno de nuestros asesores se comunicará contigo para ofrecerte información y precio de nuestros servicios mecánicos.

Tengo un*
Debes seleccionar una marca
Modelo*
Debes seleccionar un modelo
Año*
Debes seleccionar un año
Y quiero*
Debes seleccionar al menos un servicio

Marcas que antendemos

Los números hablan por nosotros

12

MARCAS
ATENDIDAS

+20.000

CARROS ATENDIDOS

+40.000

TRABAJOS REALIZADOS