El tubo de escape es más importante de lo que creemos | Autolab El tubo de escape es más importante de lo que creemos

PREVÉN EL VIRUS CON EL SERVICIO A DOMICILIO

Tu salud es nuestra prioridad. Puedes reparar tu carro sin salir de tu casa. Recogemos y entregamos tu vehículo en casa después de desinfectarlo con todas las medidas de seguridad.

Cuando el tubo de escape petardea o emite humos de diferentes colores, nos está indicando algún problema que puede influir en el rendimiento y la potencia del vehículo. Cualquier cosa que salga por el exosto nos puede estar alertando de problemas graves en diferentes sistemas de nuestro carro.

 

El tubo de escape forma parte del sistema del mismo nombre, del que también forman parte el catalizador, el silenciador, la válvula y la tubería, entre otros. Su función principal es evacuar los gases, controlar la cantidad de partículas contaminantes que se emiten a la atmósfera y disminuir el ruido producido por el motor.

 

Averías del tubo de escape

Los carbones que se generan en la combustión se van pegando en el tubo de escape y disminuyen su diámetro, consecuencia de la falta de mantenimiento de esta pieza. También puede presentarse corrosión interna por la condensación de gases cuando el motor se para y enfría, lo que ocasionará una pérdida de potencia.

 

Eso de dejar el tubo de escape suelto después de recibir algún golpe es una mala práctica, sujetarlo con unas bridas o un alambre tampoco sirve de mucho. Un exosto suelto puede actuar como palanca, lanzar el vehículo hacia arriba y ocasionar un accidente.

 

También es posible que en algún momento el tubo de escape termine de soltarse, dejando una cantidad de piezas por el camino que pueden afectar a los vehículos que circulan por la misma vía.

 

Otra avería es cuando queda partido o doblado, un problema importante porque al perder su posición original puede quedar muy cerca de las zonas calientes que se encuentran debajo del carro, con lo que puede quemar o incendiar las protecciones inferiores de plástico o resina.

 

Averías que repercuten en el tubo de escape

Un catalizador dañado no depura los gases que emite el motor, generando una gran cantidad de residuos peligrosos e invisibles que salen por el ex

osto hasta el aire que respiramos. Además del daño ambiental, si estamos en un lugar cerrado con el vehículo encendido puede llegar a ocasionar intoxicación, asfixia e incluso la muerte.

 

Los sonidos atípicos que salen por el exosto pueden estar ocasionados por fisuras en alguna pieza del sistema de escape, los ruidos se producen porque el gas del motor se transmite en forma de pulsos que intentan expandirse a una velocidad superior a la del sonido, creando ese estampido.

 

Los colores del humo que sale por el escape también son síntomas de daños en alguna pieza del vehículo, cuando es negro el problema es que está usando combustible de más, probablemente por problemas con el filtro de aire o con el sistema de inyección.

 

Si el color es azul, la avería seguramente vendrá de un motor quemando aceite por un deterioro en las válvulas o por daños en los anillos del pistón. Para comprobarlo, debemos medir el nivel de aceite, rellenar el depósito y arreglar la avería.

 

Si el humo es blanco y en gran cantidad quiere decir que está consumiendo líquido refrigerante, por lo que tendremos que afrontar probablemente un daño en la junta de la culata o una fisura en el bloque del motor.

 

Un humo gris es menos común y difícil de detectar, podría estar señalando daños en el turbo o que hay algo atorado dentro del sistema de ventilación positiva del cárter.

 

El tubo de escape es un excelente medidor de la salud de nuestro motor, por eso es importante que estemos atentos a cualquier ruido o a los colores del humo. Si encontramos el daño a tiempo, la reparación resultará menos costosa.

 

Por. Adriana Gutiérrez

Cuando el tubo de escape petardea o emite humos de diferentes colores, nos está indicando algún problema que puede influir en el rendimiento y la potencia del vehículo. Cualquier cosa que salga por el exosto nos puede estar alertando de problemas graves en diferentes sistemas de nuestro carro.

 

El tubo de escape forma parte del sistema del mismo nombre, del que también forman parte el catalizador, el silenciador, la válvula y la tubería, entre otros. Su función principal es evacuar los gases, controlar la cantidad de partículas contaminantes que se emiten a la atmósfera y disminuir el ruido producido por el motor.

 

Averías del tubo de escape

Los carbones que se generan en la combustión se van pegando en el tubo de escape y disminuyen su diámetro, consecuencia de la falta de mantenimiento de esta pieza. También puede presentarse corrosión interna por la condensación de gases cuando el motor se para y enfría, lo que ocasionará una pérdida de potencia.

 

Eso de dejar el tubo de escape suelto después de recibir algún golpe es una mala práctica, sujetarlo con unas bridas o un alambre tampoco sirve de mucho. Un exosto suelto puede actuar como palanca, lanzar el vehículo hacia arriba y ocasionar un accidente.

 

También es posible que en algún momento el tubo de escape termine de soltarse, dejando una cantidad de piezas por el camino que pueden afectar a los vehículos que circulan por la misma vía.

 

Otra avería es cuando queda partido o doblado, un problema importante porque al perder su posición original puede quedar muy cerca de las zonas calientes que se encuentran debajo del carro, con lo que puede quemar o incendiar las protecciones inferiores de plástico o resina.

 

Averías que repercuten en el tubo de escape

Un catalizador dañado no depura los gases que emite el motor, generando una gran cantidad de residuos peligrosos e invisibles que salen por el ex

osto hasta el aire que respiramos. Además del daño ambiental, si estamos en un lugar cerrado con el vehículo encendido puede llegar a ocasionar intoxicación, asfixia e incluso la muerte.

 

Los sonidos atípicos que salen por el exosto pueden estar ocasionados por fisuras en alguna pieza del sistema de escape, los ruidos se producen porque el gas del motor se transmite en forma de pulsos que intentan expandirse a una velocidad superior a la del sonido, creando ese estampido.

 

Los colores del humo que sale por el escape también son síntomas de daños en alguna pieza del vehículo, cuando es negro el problema es que está usando combustible de más, probablemente por problemas con el filtro de aire o con el sistema de inyección.

 

Si el color es azul, la avería seguramente vendrá de un motor quemando aceite por un deterioro en las válvulas o por daños en los anillos del pistón. Para comprobarlo, debemos medir el nivel de aceite, rellenar el depósito y arreglar la avería.

 

Si el humo es blanco y en gran cantidad quiere decir que está consumiendo líquido refrigerante, por lo que tendremos que afrontar probablemente un daño en la junta de la culata o una fisura en el bloque del motor.

 

Un humo gris es menos común y difícil de detectar, podría estar señalando daños en el turbo o que hay algo atorado dentro del sistema de ventilación positiva del cárter.

 

El tubo de escape es un excelente medidor de la salud de nuestro motor, por eso es importante que estemos atentos a cualquier ruido o a los colores del humo. Si encontramos el daño a tiempo, la reparación resultará menos costosa.

 

Por. Adriana Gutiérrez

PEDIR UNA COTIZACIÓN

Tengo un*
Debes seleccionar una marca
Modelo*
Debes seleccionar un modelo
Año*
Debes seleccionar un año
Y quiero*
Debes seleccionar al menos un servicio

PEDIR UNA COTIZACION

Uno de nuestros asesores se comunicará contigo para ofrecerte información y precio de nuestros servicios mecánicos.

Tengo un*
Debes seleccionar una marca
Modelo*
Debes seleccionar un modelo
Año*
Debes seleccionar un año
Y quiero*
Debes seleccionar al menos un servicio

Marcas que antendemos:

Los números hablan por nosotros

12

MARCAS
ATENDIDAS

+20.000

CARROS ATENDIDOS

+40.000

TRABAJOS REALIZADOS